Una pareja practica sexo oral.

Una pareja practica sexo oral. Archivo

Salud

"Anatomía de una felación": esto es lo que piensan ellas y ellos del sexo oral

Una encuesta realizada por un portal de salud sexual británico revela la opinión sobre la importancia de las felaciones en las relaciones de pareja. 

Con el sexo oral ocurre como con la tortilla de patatas: a cada uno le gusta de una manera. Lo que nadie puede negar a estas alturas de la película es que esta práctica sexual ha ido cobrando más y más importancia en las relaciones de pareja desde hace algunos años. ¿Tanto? Sí, tanto. ¿Hasta qué punto? Hasta niveles insospechados.

Por esta razón, el portal británico especializado en salud sexual Superdrug’s Online Doctor ha decidido realizar una encuesta online para conocer las preferencias de sus usuarios al respecto. En esta suerte de estudio machirulesco de brocha gorda (no hay encuesta sobre la importancia del cunnilingus) han preguntado a 1.100 hombres y mujeres europeos y norteamericanos cuán importante son las felaciones en sus vidas, cuál es el tiempo ideal de una felación, y hasta qué es lo que debe ocurrir tras la eyaculación. Los resultados de lo que ellos han bautizado como Anatomía de una mamada son, cuando menos, curiosos.

Por ejemplo, para entrar en materia, según los datos de este trabajo, el 30% de los encuestados asegura que si sólo pudieran experimentar una forma de sexo a lo largo de su vida, optarían por el sexo oral por encima del coito. No ocurre lo mismo con las mujeres: sólo el 11% de las encuestadas consideran que el sexo oral sea "extremadamente importante" en su vida sexual. De hecho, el mayor porcentaje de ellas, el 26%, lo considera sólo "algo" importante.

Los investigadores también preguntaron en este curioso sondeo sobre cuánto tiempo debe durar una felación para que sea considerada como algo satisfactorio o ideal tanto para ellos como para ellas. Tradicionalmente, la duración de las relaciones sexuales siempre ha sido motivo de controversia y hay estudios que apuntan que una buena sesión de sexo debe durar al menos media hora, otros dicen que 10 minutos, y otros que hasta hora y media.

Pero si la cosa está complicada para saber cuál es la duración ideal del coito, no lo es menos para el sexo oral. Las mujeres norteamericanas preguntadas en esta encuesta opinaron que el sexo oral debería durar de media unos 11 minutos, mientras que las europeas consideraban que debían ser algo menos largas y debían de alargarse como máximo hasta los 9 minutos y 14 segundos. En cambio, los hombres europeos consideran que el sexo oral debe durar alrededor de 8 minutos y 20 segundos, y los americanos lo sitúan alrededor de los 10 minutos.

"Uno de los aspectos más controvertidos de realizar una felación en una pareja es preguntarse qué sucede si se llega al orgasmo durante el acto", explican en la encuesta. "Queríamos no sólo entender lo que las mujeres pensaban respecto al acto de tragar después de la eyaculación, sino también lo que pensaban los hombres", añaden.

Y en este aspecto, más del 50% de los varones encuestados aseguran que no les importa que esto ocurra. "Incluso entre aquellos que indicaron que tragar no era un aspecto importante de la satisfacción sexual, todavía estaban extremadamente satisfechos con las felaciones que habían recibido [...] Tragar no es indicativo de un buen sexo oral, según los hombres", señalan los investigadores. Así, el 30% de las mujeres estadounidenses y el 36% de las europeas aseguran que nunca se han tragado el semen tras el sexo oral.

"Entonces, si a la mayoría de los hombres no les importa si su pareja se traga el semen después del sexo oral o no, ¿qué es lo que realmente importa en la 'mamada perfecta'?", se preguntan los encuestadores. "Al igual que con la mayoría de las cosas en una relación, la comunicación de calidad juega un papel importante en la satisfacción sexual", añaden.

Y, efectivamente, así es. Según el portal británico, aquellas parejas que tenían una mejor comunicación también estaban más satisfechas con este ámbito de la sexualidad. "Cuando se trata de hacer (o recibir) una felación, el secreto podría no ser tan misterioso después de todo. Hablar sobre lo que gusta o no gusta durante el sexo puede ayudar a que esos momentos íntimos sean más placenteros para todos los involucrados".

[Más información: Sexo: éstas son las cinco prácticas sexuales que más duelen]