Ernest Hemingway

La naranja mecánica y los bastardos que no leen

“Soy tan puritano que no puedo ni describir un beso sin sonrojarme”. El autor de La naranja mecánica decía cosas como esta en sus entrevistas con...
Silvia Cruz Lapeña

Grandes ilusiones

Le temblaba la voz y los labios. Tal vez era por el frío que nos congelaba a todos en Trocadero. Me pidió una foto “para su madre” con la timidez...

Campana sobre campana

Leo, leo. ¿Qué lees? Una cosita: en este mismo rincón informatoso, sostiene Montero Glez, uno de los nuestros, en hiperlúcida interviú, que la...

Hemingway recupera sus cuernos

La casa que Ernest Hemingway poseía en Ketchum, Idaho, vio los últimos años de su vida. A comienzos de los sesenta el escritor se volvió paranoico...
M.B.

El club de los 'privetas' muertos

Quien lo probó, lo sabe. El cuarto propio de un buen número de escritores de talento es ese lugar repleto de humo de tabaco negro, papeleras...
David Benedicte

Las campanas doblan por...

Ha llegado estos días a las pantallas de Barcelona y Madrid el documental Robles, duelo al sol, dirigido por Sonia Tercero, y que explora uno de los...