Parlamento Europeo

¿116.000 euros en uniformes? La Eurocámara sopesa crear un servicio de chóferes

La iniciativa costará 10,5 millones y tiene como objetivo mejorar la seguridad de los eurodiputados

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz

  1. Parlamento Europeo
  2. Martin Schulz
  3. Gasto público
  4. Coches oficiales

El Parlamento Europeo sopesa crear su propio servicio de chóferes y coches oficiales para transportar a los eurodiputados. Una iniciativa que costaría 10,5 millones al año (3,7 millones más de lo que se gasta ahora en transporte) y que incluye una partida anual de 116.000 euros en uniformes para los 110 conductores a los que está previsto contratar. El principal objetivo de esta medida es mejorar la seguridad de los parlamentarios, pero la Eurocámara quiere además garantizar los derechos laborales de los chóferes.

Estaba previsto que el plan fuera aprobado este miércoles por la Mesa del Parlamento, que reúne a su presidente, Martin Schulz, y a los 14 vicepresidentes. Pero la decisión se ha aplazado porque varios de ellos han pedido “más información sobre los costes y posibles alternativas”, según han informado a EL ESPAÑOL fuentes parlamentarias. El revuelo provocado por la publicación del plan en Politico Europe es uno de los factores que explican el retraso, según otras fuentes.

En la actualidad, la Eurocámara sólo cuenta con 13 limusinas y 5 minifurgonetas propias para el transporte de sus 751 parlamentarios. El resto de servicios se ha subcontratado mediante licitación pública a dos proveedores diferentes: uno en Bruselas, con 65 conductores y coches; y otro en Estrasburgo en Estrasburgo con 85. El coste total al año del servicio de transporte asciende a 6,8 millones de euros, según el informe elaborado por el secretario general del Parlamento, Klaus Welle, al que ha tenido acceso este periódico.

“El uso de una compañía externa para transportar a miembros (de la Eurocámara) que a menudo llevan documentos altamente confidenciales plantea una preocupación creciente sobre brechas de seguridad, en particular porque el Parlamento no es el patrón directo de los conductores y no tiene la posibilidad de llevar a cabo un control de seguridad”, escribe Welle.

Algunos incidentes y riesgos graves

“Ha habido algunos incidentes y algunos riesgos graves identificados, sobre los que no podemos dar más detalles por motivos de seguridad y de protección de datos personales”, ha señalado a EL ESPAÑOL una portavoz de la Eurocámara.

Además, en los últimos años el Parlamento ha tenido “repetidas experiencias negativas” con los proveedores de servicios de transporte. Entre ellas, conflictos entre contratistas y subcontratistas, denuncias de los chóferes por incumplimiento de la legislación laboral y quejas de los eurodiputados por la calidad del servicio. Todo ello representa un “riesgo” para la reputación de la Eurocámara.

La solución que se plantea a la Mesa es internalizar este servicio a partir de febrero de 2017. El Parlamento Europeo no comprará todas las limusinas sino que licitaría un contrato de leasing. Pero sí contratará a un total de 110 conductores, garantizando el equilibrio de género, les hará controles de antecedentes y les dará formación específica, también en lenguas. El coste extra de crear un servicio de chóferes es de 3,7 millones de euros. Sumados a los 6,8 millones que se gastan ahora, la factura total de transportar a los eurodiputados se quedaría en 10,5 millones al año.

Lo más curioso del desglose de este presupuesto, también incluido en el informe de Welle, es que contempla 116.000 euros de gasto anual en uniformes a partir de 2017, frente a los 13.000 euros previstos para este año. "El Parlamento será el que equipe a los conductores con ropa apropiada para su trabajo. No la tendrán que pagar ellos mismos", alegan en la Eurocámara. La factura todavía podría aumentar porque los cálculos no incluyen el coste de los escáneres de seguridad para los vehículos oficiales ni los móviles o tabletas para los conductores.

Los coches que alquilará el Parlamento “estarán equipados para garantizar los estándares de seguridad más altos, incluyendo un botón de pánico y sistemas de localización”.