ELECCIONES EN EEUU

'El emperador no tiene pelotas': las esculturas satíricas de Trump

El grupo anarquista Indecline puso figuras a tamaño natural del candidato republicano en cinco ciudades de EEUU mostrando unos pequeños atributos sexuales y un cuerpo flácido y desnudo.

Una estatua desnuda del candidato republicano Donald Trump.

Una estatua desnuda del candidato republicano Donald Trump. Efe

  1. Donald Trump
  2. Elecciones EE.UU. 2016
  3. Arte contemporáneo
  4. Escultura

Aparecieron misteriosamente en varias ciudades de EEUU, y enseguida causaron revuelo. El cuerpo desnudo, flácido y venoso del aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se paseó de improviso por cinco urbes del país durante las últimas horas, bajo el lema: "El emperador no tiene pelotas".

Y es que además de dichos atributos, las esculturas representan al magnate sin testículos, en una dura crítica satírica hacia el candidato presidencial a manos del grupo anarquista Indecline. Las figuras de tamaño natural aparecieron de forma simultánea el jueves en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Cleveland y Seattle, pero ya han sido retiradas.

La idea de la organización llevaba gestándose meses, inspirada en la historia del escritor danés Hans Christian Andersen, El traje nuevo del emperador

Sin embargo, pese a su corto periodo de exhibición, las imágenes de las estatuas están dando la vuelta al mundo, ya que curiosos y viandantes, en su mayoría opositores al magnate, se acercaron a ellas para sacarse fotos junto a un Trump ridiculizado.

El autor de la obra, un artista de Las Vegas (Nevada), conocido como Ginger, fue elegido para el proyecto por su larga experiencia en diseños basados en monstruos, casas encantadas o películas de terror. La idea de la organización llevaba gestándose meses, inspirada en la historia del escritor danés Hans Christian Andersen, El traje nuevo del emperador, un cuento que trata sobre un líder vanidoso que acaba sin ropa por puro orgullo, según explicó un portavoz de Indecline al diario The Washington Post.

Una estatua desnuda del candidato republicano Donald Trump.

Una estatua desnuda del candidato republicano Donald Trump. Efe

Con la muestra de las estatuas, el grupo también pretende hacer ver que Trump es más un posible dirigente que un revolucionario, y se burlan de la tendencia de los líderes autoritarios de erigir grandes monumentos de sí mismos. "Nos guste o no, Trump es una figura exuberante en la cultura del mundo en este momento", agregó el portavoz, quien habló sobre el proyecto con el diario bajo condición de anonimato. "Mirando hacia atrás en la historia, así es como esos personajes fueron inmortalizados e idolatrados en su tiempo, con estatuas", argumentó.

Mirando hacia atrás en la historia, así es como los personajes históricos fueron inmortalizados e idolatrados en su tiempo, con estatuas

Las redes sociales se han llenado de fotos de los usuarios posando ante las distintas partes de la anatomía del multimillonario, mientras que no ha faltado tampoco el sentido del humor por parte de las autoridades que han tenido que retirarlas. En su cuenta de Twitter, un portavoz del Departamento de Parques de Nueva York ha asegurado, con ironía: "(El Departamento de) Parques de NYC se opone firmemente a cualquier erección no permitida en los parques de la ciudad, por pequeña que sea", en alusión a la erección de la estatua y los ínfimos genitales que Trump luce en las figuras.

Las polémicas estatuas llegan varios meses después de que la organización anarquista cubriera las estrellas del Paseo de la Fama de Hollywood con los nombres de los ciudadanos afroamericanos que han fallecido en los últimos meses a manos de la Policía, como otro acto de reivindicación.

Estatua de Trump.

Estatua de Trump. Efe

Anteriormente, el colectivo también había reivindicado la autoría de un mural en la frontera entre Estados Unidos y México, cerca de Tijuana, en el que se ve a la figura del multimillonario con una pelota de goma en la boca y un texto que reza "Rape Trump" (Viola a Trump), en clara alusión a las declaraciones en las que el magnate llamó violadores a los inmigrantes mexicanos.

Ante el éxito del impacto que han tenido las recientes estatuas y la llegada de unas intensas semanas de campaña electoral, es probable que la exhibición de las vergüenzas del multimillonario en público no sea la última hazaña con la que sorprenda el colectivo anarquista. El tiempo lo dirá