Museos

Cuidado: el Prado te puede ofender

El placer es también una razón para la existencia de los museos. Un placer que no se consume, que se consuma. Un placer que es un pecado a la vista...
Peio H Riaño