Los hechos ocurrieron en la incorporación de la A-92 a la altura de Torreblanca (Sevilla).

Los hechos ocurrieron en la incorporación de la A-92 a la altura de Torreblanca (Sevilla).

Sucesos

La embarazada de Sevilla que arrolló con su coche a un motorista iba borracha: pierde a su bebé en el acto

El informe toxilcológico arrojó que también había consumido cannabis. La mujer, que viajaba junto a sus padres, bajó con una copa del vehículo. 

Noticias relacionadas

M.M.F., una mujer de 23 años, conducía por la A-92 en Torreblanca (Sevilla) cuando arrolló por detrás y de forma intencionada a un motorista en un carril de incorporación. La chica, embarazada de 33 semanas, perdió al bebé que esperaba a pesar de la rápida intervención de los Servicios de Emergencias en el accidente. M.M.F dio 1,87 gramos de alcohol en sangre; el triple de lo permitido. A partir de 1,2 se considera delito contra la seguridad vial

El informe de toxicología llevado a cabo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla arrojó que también había consumido cannabis. La conductora se negó a que se le practicase la respectiva prueba de alcoholemia en el lugar del accidente. No obstante, los agentes de la Guardia Civil y los testigos que se encontraban en el lugar de los hechos coincidieron en que desprendía un fuerte olor a alcohol y que bajó del coche con una copa en la mano. 

La conductora estaba citada a declarar como investigada el pasado lunes ante la juez de Instrucción número 20 de Sevilla. Aun así, se acogió a su derecho a no declarar. El Instituto Armado es claro, como apunta el diario ABC, en su atestado. La mujer circulaba de forma "agresiva y brusca", con frenazos y aceleraciones, así como mostrando desprecio por la integridad física de otros usuarios y de su padre y su madre, que viajaban junto a ella. 

Todo sucedió en el carril de incorporación a la A-92 desde Torreblanca. La mujer adelantó a un coche modelo Ford Fiesta y, luego, embistió a la motocicleta por detrás. Su conductor cayó al suelo. Finalmente, el coche acabó chocando contra una furgoneta que iba delante de la moto. Los investigadores han afirmado que no puede considerarse un accidente ya que hubo intencionalidad

Algunos testigos han comentado que M.M.F. se bajó del coche muy nerviosa y agresiva y comenzó a decirle a las personas que auxiliaban al motorista: "Pero encima vais a ayudar al hijo de puta este". La Guardia Civil ha atribuido a la mujer hasta cinco delitos por conducir borracha y sin carné, así como lesiones graves al motorista y sus padres. También, un homicidio imprudente grave contra su bebé.