Ixeya y Daniel fallecieron después del fatal del golpe del autobús.

Ixeya y Daniel fallecieron después del fatal del golpe del autobús.

Reportajes

Los Pérez-Pascual, la familia rota de Estella: el padre iba en el autobús y se bajó antes del atropello

José Ramón volvía de Zaragoza de visitar a unos familiares. Se apeó en Ayegui, a unos minutos de que el bus arrollara a sus dos hijos y a su esposa.

Noticias relacionadas

La pequeña localidad de Estella, Navarra, amaneció el pasado sábado conmocionada. El viernes 17, a última hora de la tarde, los hermanos Ixeya y Daniel -de ocho y cinco años- perdían la vida en su coche. Ambos se encontraba junto a su madre, Yoana, que está ingresada sedada en la UCI.

La familia se encontraba cerca de la estación de autobuses de Estella, cuando un autobús les embistió. Ixeya murió en el acto, mientras que Daniel falleció a la mañana siguiente en el hospital. Toda la familia se dirigía a su casa, en Ayegui, donde les estaba esperando el padre, José Ramón. Volvía de Zaragoza, de visitar a unos familiares. Él ya se había apeado en el pequeño pueblo donde los cuatro residían; viajaba en el autobús que impactó contra su familia. Al enterarse del accidente, se dirigió a Estella donde le comunicaron la fatal noticia. Tuvo que recibir asistencia psicológica.

La Policía Foral ha iniciado una investigación para esclarecer cómo se produjo el accidente. Varios testigos han confesado que oyeron al conductor del autobús comentar con un compañero que había un problema en el vehículo. Todo apunta a que el accidente se produjo por un fallo técnico. Esto hizo que se descontrolara y chocara contra el coche que conducía Yoana. También, golpeó a siete vehículos que se encontraban aparcados y atropelló a una mujer. Esta, de 34 años y vecina de Estella, se encuentra ingresada en el hospital de la ciudad con varias lesiones en las piernas. 

El autobús arrastró el coche accidentado hasta el muro de una gasolinera.

El autobús arrastró el coche accidentado hasta el muro de una gasolinera. EFE

"Agarraos, vamos sin frenos"

Cuando el autobús entraba en Estella, el autobusero alertó a todos los pasajeros. Debían agarrarse, iban sin frenos. Una confesión que siguió afirmando el conductor del autobús después de que se produjera el accidente. Este extremo tendrá que ser confirmado por los peritos, de cara a confirmar posibles responsabilidades. Cabe señalar que este tipo de autobuses funcionan con frenos neumáticos, por lo que de existir el error que menciona el conductor deberá estar relacionado con el aire. También, se investiga si esos posibles fallos podían haber sido comunicados internamente. Una pasajera manifestó que el conductor habló con un compañero de "un arreglo" que necesitaba el autobús. 

Los agentes de Atestados de la Policía Foral han analizado ya todas las revisiones a las que ha sido sometido el autobús siniestrado. Además, han comprobado cuál fue el resultado de las mismas. 

La vida en Ayegui

La familia Pérez-Pascual vivía en Ayegui, un municipio de apenas 2.000 habitantes situado a unos 45 kilómetros de Pamplona y cercano a Estella. Hace ocho años, José Ramón y Yoana dieron la bienvenida a su primera hija, Ixeya. Tres años más tarde llegaría el benjamín de la familia, Daniel. Ambos estudiaban en el colegio Mater Dei, una institución privada católica que tiene varios centros en el país.

José Ramón trabaja en el Juzgado de Estella y, anteriormente, lo había hecho Calahorra. Ella, Yoana, de 41 años, se empleaba en el Gobierno de La Rioja como terapeuta ocupacional. La consejera de Servicios Sociales y a la Ciudadanía, Ana Santos, ha querido expresar sus condolencias a través de su perfil de Twitter: "Mi apoyo incondicional [...] en un momento de dolor inmenso por la muerte de sus hijos en el accidente de ayer en Estella". 

El autobús de 'La Estellesa' impactó contra el coche de Yoana.

El autobús de 'La Estellesa' impactó contra el coche de Yoana.

El pasado viernes, Yoana se dirigió con un Kia Carens blanco y sus dos hijos a su casa de Ayegui. Apenas eran cinco minutos los que separaban su vivienda de la gasolinera de la calle de Carlos VII. Allí, Yoana y sus niños recibieron un impacto brutal por parte de una autobús, que acabó estrellándoles contra el muro del establecimiento.

Al volante iba M.L.R, de 36 años, quien perdió el control del vehículo durante unos kilómetros. Hasta que le detuvieron los coches que estaban aparcados en la calzada. En la parte de atrás del coche de Yoana, viajaban sus dos hijos, sentados en sus respectivas sillitas de seguridad. Los tres se dirigían a la vivienda familiar, donde José Ramón les estaba esperando. Había estado unos días visitando a unos familiares en su ciudad natal. 

Por causas que se desconocen, el autobús impactó contra el coche de Yoana. De forma certera. En el acto murió Ixeya. De entre los amasijos del vehículo tuvieron que sacar a Daniel, que falleció al día siguiente. Cuando el padre se enteró de la noticia, se trasladó hasta la gasolinera de la Carlos VII y se enteró que el coche siniestrado era el de su mujer. Tuvo que recibir asistencia psicológica. El chófer que conducía el autobús se encuentra muy afectado y ha transmitido que se encuentra "muy mal". "Lo siento mucho, yo también tengo hijos", ha comentado. El autobús, de la empresa de La Estellesa, cubría el trayecto entre Logroño y Estella y se quedó sin frenos cuando descendía la cuesta de acceso a la ciudad.