Imagen del joven con la bandera de España subiendo a recoger la medalla

Imagen del joven con la bandera de España subiendo a recoger la medalla

Reportajes

Pablo, el campeón de piragua de 14 años al que le negaron su medalla por llevar la bandera española

El joven sevillano recibió abucheos en Zaragoza por llevarla y le obligaron a quitársela para recoger el premio.

Noticias relacionadas

Ganó el campeonato de España de piragua en la categoría C2 en 2018, y este año continua consiguiendo victorias. Pablo Ogazón Rodríguez, de 14 años, cada vez que sube a recoger su medalla intenta emular a sus deportistas favoritos, portando a las espaldas la bandera de España. Pero en las dos últimas ocasiones no se lo han permitido.

Esto ocurrió tanto el 29 de junio en Mequinenza, Zaragoza, y el 29 de julio en Verducido, Pontevedra. En ambas ocasiones, los organizadores del evento le obligaron a quitarse la bandera "de malas maneras".


La primera vez lo pasó por alto. Subió a recoger su trofeo a regañadientes, pero manteniendo la compostura. La segunda vez que le ocurrió, hace solamente unos días, llegó a escuchar abucheos desde la grada.

Impiden a un piragüista sevillano recoger su medalla en Zaragoza por llevar la bandera de España

Había ganado la medalla en el Campeonato de Jóvenes promesas de Sprint en Verducido. No comprendía por qué le abucheaban. Por ello, cuando iba a recogerla, portando la bandera española, decidió darse media vuelta y negarse a recibir su premio.

El Círculo Mercantil de Sevilla, entidad que patrocina el certamen, no ha tardado en expresar su apoyo al deportista, alegando que "Nuestros deportistas han lucido la bandera de España sin que ello haya supuesto controversia ni ofensa alguna".

"Con impotencia y dolido"

La Federación Española, por su parte, contestó que “los palistas galardonados deberán recoger su trofeo inexcusablemente con el atuendo deportivo oficial del club al que representan. Una bandera de España portada sobre los hombros no forma parte del vestuario oficial, y por tanto no se le permitió acceder de esa manera a recoger el trofeo. Esperamos haberte aclarado dicha circunstancia, que desde la organización de la competición no ha tenido mayor repercusión”.

El joven, en una entrevista concedida al diario ABC, narra que la primera vez que le obligaron a quitársela sintió "mucha rabia y pena", pero que en la segunda incluso les llegaron a tratar "como si llevasen armas", considera.