Los agentes trasladan a la víctima por violencia de género en Bilbao.

Los agentes trasladan a la víctima por violencia de género en Bilbao.

Reportajes

Una joven de 25 años degollada en Bilbao, cuarta víctima de la violencia machista en un martes negro

La joven ha sido asesinada hoy en Bilbao, una madre de origen africano, degollada, según han confirmado fuentes policiales, y su marido ya ha sido arrestado. Se une a las dos niñas matadas por un parricida en Castellón y a una mujer a manos de su exmarido en Maracena (Granada).

El cadáver de Bilbao fue localizado a la una y media de la tarde, después de que la Ertzaintza recibiera un aviso de los vecinos, en una vivienda del número 25 de la calle Ollerías Altas, una zona del barrio bilbaino de Atxuri, que ha tenido problemas de convivencia e inseguridad.

Piso donde vivía la fallecida.

Piso donde vivía la fallecida.

Vecinos de la calle Ollerías ha comentado a los periodistas, fuera de cámara, que se trataba de una pareja "encantadora" a los que nunca habían oído discutir, hasta la madrugada del pasado lunes, cuando a las 5.30 horas de la mañana se oyeron "ruidos muy fuertes" que procedían de su piso.

El marido, que está desaparecido, es un inmigrante con papeles que tenía un trabajo de mantenimiento en el cercano barrio de Txurdinaga, según han relatado los vecinos, y al que sus dos pequeñas hijas "adoraban", según estos vecinos.

La Ertzaintza mantiene acordonada la manzana del inmueble donde ha sido encontrada la mujer. 

Otras dos víctimas 

A esta se le suma la de las dos niñas de 3 y 6 años han sido asesinadas por su padre en una jornada en la que se han registrado otro caso de violencia machista, con una mujer que ha perdido la vida en Granada

La de hoy ha sido una jornada especialmente truculenta en materia de violencia machista, que comenzó de madrugada cuando en Castellón un hombre de 48 años se ha quitado la vida arrojándose por la ventana de su vivienda en un sexto piso, después de que matara a cuchilladas a sus dos hijas, de 3 y 6 años, que pernoctaban con él, aunque estaba separado de su mujer.

Un hombre mata a sus dos hijas a cuchilladas.

Un hombre mata a sus dos hijas a cuchilladas.

Según el relato de un vecino, el parricida, que estaba en paro, le relató el pasado sábado que estaba "muy agobiado", pues el juez, a instancias de su expareja, le había embargado las cuentas por estar desde febrero ingresando solo 200 de los 400 euros de pensión de manutención en la cuenta de la madre de las menores y se encontraba en el paro.

Según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, se tiene constancia de la existencia de dos procedimientos, uno por amenazas y otro tras un parte médico, abiertos contra el presunto parricida, pero ambos habían sido archivados a petición del fiscal y de la propia víctima.

En la primera de las causas el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Castellón abrió un procedimiento tras un parte médico, pero la víctima no denunció y en su comparecencia se acogió a su derecho a no declarar, por lo que el fiscal solicitó el sobreseimiento de la causa que fue acordado por el juzgado.

Además, la mujer le denunció por amenazas apenas quince días después de que el Juzgado de Familia fijara medidas provisionales para regular el régimen de visitas y el uso de la vivienda en base al convenio regulador que los padres habían alcanzado de mutuo acuerdo.

Durante la inauguración del curso universitario 2018/2019 en toda España, celebrada en la Universitat Politècnica de València, Felipe VI ha mostrado su "repulsa y condena" por estos asesinatos, en especial la "muerte tan terrible" de las niñas, mientras que el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha apelado a la educación como "la mejor herramienta de progreso" para erradicar la violencia machista.

En la localidad granadina de Maracena, una mujer de 39 años ha muerto apuñalada presuntamente por su expareja, un hombre de 49 años con el que tenía un hijo de 12 años y que ha sido detenido por la Guardia Civil.

La familia de la fallecida en Maracena llora su pérdida.

La familia de la fallecida en Maracena llora su pérdida.

Había cortado con su expareja hace dos años y había iniciado los trámites para el divorcio, pero no ha llegado a firmarlo. La mujer compartía vivienda con su presunto asesino, tal y como había dictaminado un juzgado de familia.