Nadia Calviño, durante su etapa en Bruselas.

Nadia Calviño, durante su etapa en Bruselas.

Europa Nuevo Gobierno

Calviño pide una excedencia a la Comisión para ser ministra de Economía

Bruselas asegura que no hay ningún conflicto de interés en su salto a la administración española.

Bruselas

La nueva ministra de Economía, Nadia Calviño, ve su salto a la política como una etapa temporal tras la cual podría reincorporarse a su antiguo trabajo en Bruselas. Al menos así se desprende de su decisión de no romper sus vínculos con la Comisión Europea. Calviño ha solicitado una excedencia no remunerada por razones personales que cubrirá toda la duración de su mandato como ministra de Economía. Un permiso que le ha sido concedido sin problemas por el Ejecutivo comunitario, que no ve ningún riesgo de conflicto de intereses, según aseguran a EL ESPAÑOL fuentes comunitarias. 

En Bruselas, Calviño ocupaba la dirección general de Presupuestos de la Comisión y ha sido la responsable de elaborar la propuesta de marco financiero de la UE para el periodo 2021-2017. Una propuesta que ahora debe ser negociada por los Estados miembros y en la que España tiene que defender su posición nacional. Pero ni siquiera en esto ve Bruselas conflicto de intereses, ya que es el ministerio de Exteriores y no el de Economía el que negocia las cuentas europeas.

En todo caso, las reglas de la UE para evitar conflictos de interés se aplican a los eurofuncionarios que saltan al sector privado. En el caso de que su actividad profesional guarde relación con el trabajo que realizaba en Bruselas, se le aplica un periodo de descompresión de dos años durante los que la Comisión le puede prohibir que ejerza esa actividad o imponerle condiciones. Pero el procedimiento para aquellos que se marchan a un cargo público es totalmente diferente. 

Se han cumplido todas las reglas

Calviño ha cumplido al pie de la letra los procedimientos previstos y su caso "no plantea ningún dilema ético". "Al contrario, vemos este nombramiento como una buena noticia, tanto para nosotros como para España", explican las fuentes consultadas. La ministra de Economía está sujeta a la obligación de no divulgar sin autorización cualquier información que haya recibido con ocasión de sus funciones en Bruselas. Y en las relaciones entre Bruselas y los Gobiernos nacionales rige el principio de "cooperación sincera"

Además, durante su excedencia no recibirá ningún tipo de ingreso de la UE ni podrá subir más escalones en el organigrama del Ejecutivo comunitario. Su participación en el sistema de seguridad social para funcionarios de la UE se suspende. La noticia de que Calviño no ha roto sus vínculos con la Comisión la publicó por primera vez Politico, que sí que ha hablado de riesgo de conflicto de interés

Con su salto al ministerio de Economía, Calviño pierde dinero. Como alta funcionaria de la Comisión Europea se embolsaba alrededor de 220.000 euros brutos anuales. Ahora llegarán a su cuenta 74.000.