Kim Jong-un y Donald Trump tras la cumbre.

Kim Jong-un y Donald Trump tras la cumbre. Reuters

EEUU

El triunfo de Kim: Trump promete levantar las sanciones según medios estatales

Los medios estatales norcoreanos elogiaron este miércoles la cumbre entre Kim Jong-un y Donald Trump como un éxito rotundo, destacando las concesiones por el presidente de EE.UU. y la perspectiva de una nueva era de paz y prosperidad en la península coreana.

De acuerdo con un informe de la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA), Trump expresó su intención de detener los ejercicios militares conjuntos de EEUU-Corea del Sur, ofrecer garantías de seguridad al Norte y levantar las sanciones en su contra a medida que mejoren las relaciones.

El presidente de EEUU había dicho en la conferencia de prensa tras la cumbrre que le gustaría levantar las sanciones contra Corea del Norte, pero que no sucedería de inmediato.

Kim y Trump se invitaron mutuamente a sus respectivos países y ambos líderes "aceptaron con gusto", informó KCNA. La cumbre, la primera entre un presidente EEUU y un líder de Corea del Norte, contrasta con el ambiente de tensión creado el año pasado tras las pruebas nucleares y el envío de misiles por parte de Corea del Norte y los duros intercambios de insultos entre Trump y Kim que alimentaron las preocupaciones sobre la guerra.

"Kim Jong-un y Trump reconocieron que es importante respetar el principio de la acción simultánea paso a paso para lograr la paz, la estabilidad y la desnuclearización de la Península Coreana", dijo KCNA.

Trump confirmó que EEUU no realizará "juegos de guerra" con Corea del Sur, mientras que Corea del Norte negocia de buena fe la desnuclearización. "No vamos a estar haciendo los juegos de guerra mientras negociemos de buena fe", dijo Trump a Fox News Channel.

"Eso es bueno por una serie de razones, además de que ahorramos una enorme cantidad de dinero", dijo Trump. "Sabes, esas cosas, cuestan. Odio aparecer como un hombre de negocios, pero ¿cuánto cuesta?"

Juegos de guerra

El calendario de ejercicios de EEUU-Corea del Sur alcanza un punto alto cada año con los ejercicios de Foal Eagle y Max Thunder, que concluyeron el mes pasado. 

Estados Unidos mantiene alrededor de 28.500 soldados en Corea del Sur, que se mantiene en un estado técnico de guerra con el Norte después de que su conflicto de 1950-53 terminó en una tregua más que en un tratado de paz.

El anuncio de Trump fue una sorpresa incluso para el gobierno del presidente Moon Jae-in en Seúl, que trabajó en los últimos meses para ayudar a lograr la cumbre Trump-Kim.

La administración de Trump había descartado previamente cualquier concesión o levantamiento de sanciones sin el compromiso de Corea del Norte de completar pasos verificables e irreversibles para desechar un arsenal nuclear lo suficientemente avanzado como para amenazar a Estados Unidos.

Críticos en EEUU dijeron que Trump había regalado demasiado en una reunión que le dio a Kim el prestigio internacional. El líder norcoreano había sido aislado, y su país, acusado por grupos de derechos humanos de violaciones generalizadas de los derechos humanos y bajo las sanciones de los EEUU por sus programas de misiles nucleares y balísticos.

"Para Corea del Norte, obtuvieron exactamente lo que querían", dijo Moon Seong-mook, un ex oficial militar de Corea del Sur y actual jefe del Centro de Estrategia de Unificación en Seúl. "Tuvieron una cumbre como un estado nuclear con Kim en igualdad de condiciones con Trump, lograron que EEUU suspendiera los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur. Es una victoria para Kim Jong-un".

Se espera que los funcionarios de Corea del Sur y Japón discutieran el asunto cuando el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, llegue a Seúl este miércoles. Está previsto que se reúna con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, a primera hora del jueves y luego celebre una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Kang Kyung-wha, y el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Taro Kono.

Detener hostilidades

El ministro de Defensa de Japón, Itsunori Onodera, destacó que, aunque Corea del Norte había prometido la desnuclearización, no se habían tomado medidas concretas y Japón no bajaría la guardia.

"Consideramos que los ejercicios conjuntos de los EEUU De Corea del Sur y la presencia militar de los EEUU en Corea del Sur son vitales para la seguridad en el este de Asia", dijo Onodera a los periodistas. "Depende de los Estados Unidos y Corea del Sur decidir sobre sus ejercicios conjuntos. No tenemos intención de cambiar nuestros ejercicios con los EEUU".

Se espera que Japón, junto con China soporten gran parte de los costos iniciales de la desnuclearización de Corea del Norte, pero sólo comenzaría a asumirlos después que la Agencia Internacional de Energía Atómica reiniciará las inspecciones.