Evo Morales durante una entrevista a Reuters.

Evo Morales durante una entrevista a Reuters. Reuters

América

Evo Morales: "Todavía no he hablado con el Gobierno español"

El expresidente de Bolivia ha dicho que ha "recibido una llamada del Gobierno español" que no pudo coger y, después de eso, no ha vuelto a tener contacto con el Ejecutivo. 

Noticias relacionadas

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha señalado que aún no ha hablado con el Ejecutivo español sobre la situación en Bolivia. Morales ha señalado que tuvo un intento de contacto por parte del Gobierno pero que en ese momento no pudo coger la llamada y que, después de eso, no ha vuelto a tener contactos con el Ejecutivo.

En una entrevista a Radio Nacional Española, Evo Morales, ha considerado que garantizar impunidad a las Fuerzas Armadas bolivianas para que repriman las protestas tras el golpe de Estado es "inconstitucional".

"Gobiernos del pasado emitieron decretos para que las FFAA usen armas contra el pueblo, y fueron inconstitucionales. Es inconstitucional que las FFAA usen las armas contra el pueblo. No es posible la impunidad o carta blanca para que maten al pueblo boliviano", ha destacado.

El gobierno provisional de Jeanine Áñez ha emitido un decreto que otorga inmunidad a las FFAA durante la represión de las protestas de los partidarios de Morales en las que ya han muerto al menos 23 personas, en la región de Cochabamba, donde nació movimiento político de Morales. Amnistía Internacional ha advertido que el decreto da "carta blanca" a la represión.

"En cinco días, antes de que yo renunciara, no hubo ni un muerto a bala. He cuidado la vida, y por eso he renunciado. Ahora, 24 muertos de bala", ha explicado el expresidente boliviano. 

Morales ha pedido a la comunidad internacional, incluso al  papa Francisco, la Iglesia Católica o la ONU que medie en el conflicto para pacificar Bolivia e investigar a los "responsables de la masacre".

Evo Morales ha acusado también a Estados Unidos de "apoyar el golpe de Estado", por su oposición a las políticas económicas impuestas desde el Fondo Monetario Internacional (FMI). “No me perdonan que un indio sea presidente, ni haber nacionalizado los recursos naturales“, dice. 

Por último, ha vuelto a mostrar su disposición a regresar "si sirvo para aportar a la pacificación". "Pido a todos pacificar, los bolivianos no pueden estar enfrentados. Pido respeto a la vida y a la democracia", ha concluido.