Monasterio, acompañada por representantes de Vox de Andalucía, ante el centro de menas./

Monasterio, acompañada por representantes de Vox de Andalucía, ante el centro de menas./ Ep

Tribunales

El fiscal del TS decidirá si pide a la Sala Penal investigar por un delito de odio a Rocío Monasterio

La dirigente de Vox fue denunciada por Podemos por un acto electoral en Sevilla en el que vinculó a los 'menas' con la delincuencia.

Noticias relacionadas

La Fiscalía de Sevilla ha enviado a la Fiscalía del Tribunal Supremo las diligencias preprocesales que abrió el pasado noviembre a la dirigente de Vox Rocío Monasterio por unas declaraciones públicas en las que vinculó a los menores extranjeros no acompañados (menas) con la delincuencia.

Será la Fiscalía del TS la que decidirá ahora si propone a la Sala Penal abrir una causa penal contra Monasterio por un presunto delito de odio. Monasterio, diputada en la Asamblea de Madrid, está aforada ante el Supremo por efecto del Estatuto de Autonomía madrileño, según el cual los presuntos delitos imputados a parlamentarios autonómicos serán competencia de la Sala Penal cuando hayan sido cometidos fuera de la comunidad de Madrid. Si los hechos se han producido dentro de este territorio, el fuero es ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

En este caso, la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, presentó una denuncia contra Rocío Monasterio por su intervención en un acto electoral celebrado durante la campaña del 10-N a las puertas de un centro de atención a menores extranjeros no acompañados en el barrio de la Macarena de Sevilla.

Vox utilizó la convocatoria de este acto electoral para protestar contra la inmigración ilegal y para defender la seguridad de todos los barrios "sin temor a ser atracado o asaltado por una manada de menas", en palabras de Monasterio.

La dirigente de Vox alertó de una situación que calificó de "insostenible" especialmente en Andalucía, donde, dije, están "la mitad de los menas" de toda España, que "no son fácilmente integrables", ha añadido apoyándose en un supuesto informe de la Fiscalía.

En declaraciones a los periodistas frente al Centro Mena de la calle Los Polancos de Sevilla, donde estuvo acompañada, entre otros, por el presidente del grupo de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, Rocío Monasterio criticó que haya políticos que defiendan la inmigración ilegal y la protejan, cuando, según su criterio, está causando un "problema grave" en los barrios.

Monasterio indicó que Vox hablaba de la "protección del español de a pie que en sus barrios quiere seguridad y libertad" y de la "protección de esas mujeres que nos cuentan que no se atreven a caminar solas por la noche por determinados barrios".

"Esto se tiene que controlar y no puede haber todos los años un número sin control de menas que cuando cumplen 18 años acaban en nuestros barrios sin ningún tipo de tutela, sin haber sido integrados y sin ninguna posibilidad de futuro, porque como no tiene papeles, tampoco pueden tener acceso a un trabajo y una vivienda", manifestó.

Según Rocío Monasterio no se puede estar "alentando" la inmigración ilegal, sino que "hay que hacer un discurso de inmigración legal y controlada".