Sonia Gumpert, tras la agresión, arropada por Javier Íscar./

Sonia Gumpert, tras la agresión, arropada por Javier Íscar./ E.E.

Tribunales

Los agresores de Sonia Gumpert, camino del banquillo: la jueza cree acreditado que la golpearon

La instructora termina la investigación y ve motivos para que el fundador de Isde, Alejandro Pintó, sea juzgado por acometer a la exdecana del Colegio de Abogados de Madrid.

La jueza de instrucción que ha investigado la agresión sufrida por Sonia Gumpert, exdecana del Colegio de Abogados de Madrid, ve motivos para que el fundador del centro de estudios jurídicos Isde, Alejandro Pintó Coma, su hijo Alejandro Pintó Sala y Jesús Gallardo Peso vayan a juicio como presuntos autores de los hechos, ocurridos el pasado 13 de diciembre en el hotel donde se realizaba el recuento de votos para la elección de una nueva Junta de Gobierno.

La magistrada Luisa María Prieto aprecia indicios de que fueron los tres investigados los que acometieron a la entonces decana de los abogados madrileños, que fue alcanzada en la cara por un puñetazo que la exdecana atribuye "rotundamente" a Pintó Coma. Prieto se basa en las declaraciones prestadas por los implicados, el dictamen del médico forense que examinó a Gumpert y los vídeos aportados por el establecimiento hotelero.

La instructora ha dictado una resolución -recurrible ante la Audiencia de Madrid- en la que emplaza a las partes acusadoras a que presenten escritos de acusación de cara a la apertura del juicio oral.

La resolución de la instructora resume los hechos indiciariamente acreditados, acogiendo el contenido la denuncia que presentó Gumpert. La jueza relata que "De las diligencias practicadas, existen los siguientes indicios: El día 13 de diciembre de 2017", relata la jueza, "en el hall del hotel Novotel Center de Madrid, Alejandro Pintó Sala se dirige a Sonia Gumpert, decana del Colegio de Abogados de Madrid, a la que da varios golpes pequeños en un brazo, a la par que le expresa 'recoge lo que has sembrado', 'esto no acaba aquí'". Aunque el recuento electoral no había terminado, ya se sabía que el candidato vencedor era José María Alonso, apoyado por el fundador de Isde, y no Javier Íscar, respaldado por Gumpert. 

Sonia Gumpert se dirigió a uno de los ascensores y entró en él junto a Antonio Albanés y José Ramón Antón. "Alejandro Pintó Sala, Alejandro Pintó Coma y Jesús Gallardo Peso intentan entrar en el mismo ascensor" y el primero "lanza un golpe a Sonia Gumpert que impacta en el rostro, causando a la misma lesiones consistentes en contusión facial con edema infraorbitario, para las que solo precisa en su curación una asistencia médica de diagnóstico", añade el auto. "Las lesiones de Sonia Gumpert aparecen descritas por el médico forense", precisa.

Pintó Coma "empuja a Antonio Albanés y da al menos un golpe que impacta en José Ramón Antón", añade la instructora. Gallardo "trata de entrar en el ascensor, pese a la situación de violencia existente, dando golpes a José Ramón Antón, expresando 'a mí no me tocas', siendo separado por un tercero". Ni Albanés ni Antón, que también denunciaron los hechos, sufrieron lesiones.

Según la jueza, Pintó Sala y Pintó Coma "dirigen expresiones de ofensa o violencia hacia Sonia Gumpert: 'h...de p...', 'desagradecida', 'vigila' y hacia el resto de losdenunciantes: 'os voy a arrancar la cabeza, os voy a matar'".

La resolución refleja la versión de los imputados, "que niegan todo acto de agresión o expresión violenta u ofensiva", pero la jueza considera que "no corresponde a la fase de instrucción el análisis de la mayor o menor credibilidad de aquellas fuentes de prueba de naturaleza personal o el contenido de la voluntad que rige cada acto, siendo esta una actividad propia del acto de juicio".

En el procedimiento está personada como perjudicada la propia Gumpert y Nicolás González-Cuéllar, que fue candidato a decano, ejerce la acción popular. Se da por seguro que ambos presentarán escritos de acusación, por lo que los imputados acabarán en el banquillo si su recurso fuera desestimado.

El nuevo decano, José María Alonso, que cuenta en su Junta de Gobierno con dos profesores de Isde, no se ha personado en el procedimiento. En un comunicado hecho público dos días después de la agresión a la todavía decana (negada por los Pintó, que anunciaron acciones contra ella), Alonso expresó su condena hacia "toda forma de violencia verbal o física que se haya podido producir, máxime si ha podido afectar a la primera autoridad de la institución colegial".

"Habida cuenta de que se ha anunciado por las partes implicadas que el mencionado incidente se va dirimir en los órganos jurisdiccionales, la Junta de Gobierno entrante no puede sino quedar a expensas de lo que decidan las autoridades judiciales competentes para investigar y resolver sobre los desgraciados hechos denunciados", añadía.