El presidente de La Razón, Mauricio Casals, y el expresidente madrileño Ignacio González.

El presidente de La Razón, Mauricio Casals, y el expresidente madrileño Ignacio González. EL ESPAÑOL

Tribunales CAREO EN PLAZA DE CASTILLA

El instructor da más crédito a González que a Casals sobre el chivatazo de la Operación Lezo

El expresidente madrileño defiende que el presidente de La Razón le contó que una "jueza amiga de la casa" le había avisado de la investigación.

La versión del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, sobre el posible chivatazo de una "jueza amiga de la casa" por el que supo que estaba siendo investigado, cobra más sentido para el juez instructor Ramiro García de Dios que la del presidente de La Razón, Mauricio Casals.

El titular del juzgado de instrucción número 6 que investiga quién podría ser la jueza que estuvo detrás de ese aviso, citó a González y Casals este lunes para que se enfrentaran en un careo. La diligencia no ha servido para sacar a la luz el nombre de dicha magistrada, pero el instructor considera que el chivatazo sí existió, inclinándose más por la versión que sostiene Ignacio González frente a la de Mauricio Casals, que niega rotundamente que mantuviera una conversación con González sobre este tema.

La investigación nace de una conversación entre Ignacio González y el exministro Eduardo Zaplana intervenida por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el marco de la Operación Lezo. Durante esa conversación adelantada por EL ESPAÑOL, el expresidente relataba cómo le había avisado Casals del chivatazo: "Edmundo está 'acojonao', me ha dicho que le están grabando o no sé qué (...). Es que tenemos una amiga de la casa que es magistrada, que ha 'llamao' para decir 'oye, cuidao que han grabao una conversación de Edmundo muy extraña'".

Ante el juez, Casals ha negado que esa charla existiera, mientras que González se ha ratificado en lo que contó a Zaplana y al juez del caso Lezo, Manuel García-Castellón. Casals ha defendido que quizá hablaron de otra cosa y González malinterpretó la conversación. 

Una vez terminado el careo, el instructor ha manifestado, para que constara en acta, que considera más fiable la versión de Ignacio González. García de Dios comenzó a investigar la posible filtración de una jueza tras la denuncia del abogado José Luis Mazón, que finalmente ha retirado la acusación ante la alta fianza exigida por el juzgado para seguir en el caso. 

En este momento se dirime si la competencia de este asunto corresponde al juzgado de instrucción número 6 de Plaza de Castilla o al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que investiga el caso Lezo.