Albert Rivera, durante sui intervención tras la ejecutiva de Ciudadanos en Madrid.

Albert Rivera, durante sui intervención tras la ejecutiva de Ciudadanos en Madrid. Fuente: TV

Política

Rivera marca distancias con Vox: "Negociaremos un acuerdo con el PP, espero que el PSOE no lo bloquee"

Albert Rivera se ha reunido con la Ejecutiva de su partido y ha aprobado un plan por unanimidad: negociar con el Partido Popular la presidencia de Andalucía. “Esa es nuestra prioridad absoluta”, ha relatado. Preguntado en concreto por Vox, ha aseverado: “Nosotros tenemos claro cuál es el terreno de juego. Y dentro de él no está la confrontación, tampoco el guerracivilismo o el dividir a los españoles entre rojos y azules”.

A pesar de esa negociación con los conservadores, el presidente de Ciudadanos ha remarcado que su estrategia sigue siendo lograr un Borgen: investir a Juan Marín en Andalucía con los apoyos de PSOE y PP. “Ahora soy yo el que le pide a Susana Díaz sentido de la responsabilidad. Espero que no bloquee el cambio”.

No obstante, Ciudadanos no se atreve a descartar ningún escenario. Ni siquiera que los votos de Vox -sin un pacto previo- sirvieran para aupar el Ejecutivo del centro derecha. Rivera ha asegurado que es “muy pronto” para hablar de consejerías o repartos: “¿Cómo voy a hacerlo si no han empezado las conversaciones con los demás?”.

Ciudadanos prioriza las negociaciones con el PP para conseguir el cambio en Andalucía

Las cartas ya están sobre la mesa. La intención de los naranjas pasa por apartar a Abascal de las conversaciones para fraguar un acuerdo de contenidos con el PP: "A partir de ahí escucharemos a los demás". O lo que es lo mismo: si Vox apoya la coalición PP-Cs, no habrá sido en base a un pacto previo. "Uno no decide quién le apoya. Lo hace el otro", contó Begoña Villacís, miembro de la Ejecutiva, a este diario el pasado lunes.

"Hace falta serenidad. Lo más sensato es negociar con el PP", ha resumido para marcar distancias con Vox. Toda vez que los dirigentes de Ciudadanos rechazan a Abascal lo hacen con sutileza. Son conscientes de que el "sí" del PSOE es muy complicado y, entonces, el "sí" de Vox sería necesario.

En cuanto a la presidencia de Andalucía, Rivera exige a Marín al frente como condición ineludible: "Representamos el cambio mucho mejor que el PP. Moreno Bonilla bajó de los 50 a los 33 escaños y ahora tiene 26. Nosotros pasamos de cero a nueve; y ahora contamos con 21. La inercia es clara".

El presidente de Ciudadanos sabe que tiene la llave del Palacio de San Telmo y así lo ha reconocido: "Los resultados de Andalucía necesitan una gestión poselectoral en la que seremos la clave".

José Manuel Villegas, secretario de Organización, y Juan Marín, candidato, abrirán el partido a finales de esta semana o principios de la que viene: "Seremos serios. Ya tenemos experiencia en la negociación de investiduras".

Los cálculos de Albert Rivera son estos: "PP y Ciudadanos suman 47 escaños. Los mismos que tenía Susana Díaz cuando fue investida la última vez. Hablaremos de contenidos. Luego buscaremos apoyos". La solución ideal: un "sí" de los socialistas que, a día de hoy, parece imposible.