Política

Sánchez invoca la seriedad y moderación de Rajoy para pedir a Casado que cumpla el pacto del CGPJ

"Para tapar sus vergüenzas y no asumir su responsabilidad por lo que ha hecho Cosidó, lo que hacer es romper el CGPJ, un órgano fundamental", ha afirmado el presidente del Gobierno.

El esperpento del Consejo General del Poder Judicial se ha comido a Andalucía. Pedro Sánchez y Pablo Casado debatían en el Congreso, presuntamente sobre las elecciones a la presidencia de la Junta. El candidato del Partido Popular, a pesar de haber participado en el reparto de vocales, ha decidido utilizar el órgano rector de los magistrados como arma arrojadiza contra el Gobierno: “Nosotros estamos comprometidos con la separación de poderes”. Entonces se han escuchado las carcajadas de los diputados socialistas, que recordaban al conservador su protagonismo en lo que Rivera llamó “pasteleo”.

“Me resulta curioso tener que explicárselo”, ha ironizado Sánchez en su respuesta. El presidente ha definido a Rajoy como “un moderado” en comparación con su actual adversario y ha laudado la figura del anterior jefe de Gobierno para llamar a Casado a retomar el pacto del CGPJ sellado por el bipartidismo: “Su deriva no puede suponer la deriva de las instituciones. ¡Cumpla!”.

Pablo Casado se ha enfrentado este miércoles a la difícil tarea de erigirse como impulsor de la despolitización judicial pocos días después de haber trabajado de la mano del PSOE para lograr lo contrario. Ayer noche registraba una enmienda en el Senado para proponer las elecciones entre magistrados a la hora de renovar doce de los veinte vocales. Un extremo que Sánchez, a tenor de su intervención, descarta.

Con estas palabras, Casado ha tratado de desvincularse del whatsapp de Cosidó y de las negociaciones mantenidas en la sombra con el PSOE: “Nosotros intentamos renovar en plazo el CGPJ, pero ustedes filtraron el nombre del presidente antes de elegirse los vocales”. Después, ha recordado al socialismo el “Montesquieu ha muerto” con el que Alfonso Guerra ilustró la politización de la Justicia en 1985.

El presidente del PP ha ido un paso más allá. Si Sánchez no se pliega a apoyar las elecciones entre jueces para el CGPJ, “no estará legitimado para gobernar”. El líder del Ejecutivo se ha limitado a responder: “Usted ha roto el pacto para tapar sus vergüenzas”.

Este cruce de acusaciones ha tenido lugar en un debate que, sobre el papel, iba a girar en torno a Andalucía. Por eso uno y otro han lanzado dos o tres titulares al respecto. Casado ha mencionado el “balance catastrófico” del PSOE, con un 25% de paro “y las listas de espera más largas de España”. Sánchez ha acusado al PP de “denigrar a Andalucía”, con un candidato –Juanma Moreno– que lleva “chalecos a lo Bolsonaro” y apuesta por “los restaurantes de comida rápida”.