Carles Riera durante su intervención en el debate del Parlament.

Carles Riera durante su intervención en el debate del Parlament. Efe

Política Desafío independentista

La CUP amenaza ahora con dejar vacíos sus escaños: "Queremos la ruptura con el Estado"

Carles Riera, portavoz de la CUP en el Parlament, ha abierto la puerta a no participar en la actividad parlamentaria y ha anunciado que los militantes del partido no se implicarán en el Consell de la República ni en el Fórum Cívic i Constituent. 

Lo ha afirmado en una entrevista de TV3 este lunes, después de que el Consell Polític de la CUP decidiera el sábado centrar su acción política en las calles y no apoyar al Govern de Quim Torra porque consideran que ha renunciado a hacer efectiva la independencia de Cataluña.

"No fuimos al Parlament para gestionar la autonomía, sino la ruptura democrática con el Estado y la autodeterminación, ha indicado Carles Riera. Por ello, la CUP iniciará una acción de "boicot" en la cámara catalana y no colaborará en ninguna acción relacionada con la autonomía. "No hace falta que ni el Govern, ni JxCat, ni ERC nos llamen para hablar de nada que esté relacionado con el mantenimiento de la autonomía", avisa. Un ejemplo son los presupuestos de la Generalitat del próximo año, algo que consideran una "herramienta de gestión autonómica".

Sin embargo, el portavoz parlamentario de la CUP ha señalado que deberán analizar cada caso, porque sí apoyarán las medidas que conlleven una desobediencia para "ganar soberanía al Estado y a las empresas del IBEX-35".

Recuperar el espíritu

Carles Riera ve al Consell de la República y el Fórum Cívic i Constituent (el foro con el que la Generalitat quiere impulsar un proceso constituyente en Cataluña) como meros "simbolismos". Por eso, ve necesario recuperar el espíritu de los días 1 y 3 de octubre.

"Si aquí no hay ruptura, el Consell de la República es un elemento simbólico. ¿Qué recorrido puede tener?", ha criticado el diputado de la CUP. Asimismo, ha advertido de que, a su juicio, lo único que se conseguirá con acciones simbólicas es aumentar la frustracción de los catalanes separatistas.

Carles Riera cree que unas nuevas elecciones en Cataluña "ayudarían a clarificar" el escenario actual, aunque sabe que su partido no tiene capacidad para convocarlas.