Errejón en uno de los actos por diferentes ciudades de España.

Errejón en uno de los actos por diferentes ciudades de España. Efe

Política HACIA VISTALEGRE II

Errejón gana peso entre la militancia con una gira por España que irrita a los pablistas

La corriente liderada por el secretario político hace una intensa campaña para sumar apoyos. Reclaman que los líderes autonómicos como Echenique no formen parte de la dirección. 

Noticias relacionadas

Íñigo Errejón y sus afines, agrupados en la corriente "Recuperar la ilusión", están haciendo una intensa campaña para presentar por toda España sus propuestas para Vistalegre II, la Asamblea Ciudadana de Podemos que se celebrará en Madrid entre los días 10 y 12 de febrero. Una campaña que ha llegado a miles de inscritos en el partido morado, en la que se han implicado todas las caras visibles del errejonismo y que preocupa entre los pablistas

El propio Errejón y sus más estrechos colaboradores, como Rita Maestre, Pablo Bustinduy, Clara Serra, Jorge Moruno o Tania Sánchez, tomaron parte el pasado fin de semana en 35 asambleas territoriales celebradas en diferentes puntos de España. El propio secretario político de la formación viajó a Málaga, Motril (Granada) y Murcia en dos días. 

350 propuestas y 2.500 personas

En esos actos, los errejonistas recogieron hasta 350 propuestas de más de 2.500 personas inscritas en Podemos. Toda una demostración de fuerza entre las bases que ha servido, además, para que "Recuperar la ilusión" haya corregido algunos puntos de sus propuestas. En esta ocasión, Errejón y los suyos han calcado la estrategia que utilizaron en la consulta a las bases sobre el sistema de votación de Vistalegre II. A tenor del resultado, con una derrota por la mínima ante Pablo Iglesias y los suyos, aquella campaña funcionó. 

En este caso, desde el equipo de Errejón destacan el éxito de los actos del pasado fin de semana. "Es increíble la cantidad de inteligencia colectiva, la gente que acude a vernos lleva los documentos leídos y propuestas pensadas", exponen. Los militantes, afirman, están "muy interesados en democratizar y descentralizar y estructurar mejor la organización".

A quienes no ha gustado tanto esta campaña errejonista es a algunos de los cercanos a Pablo Iglesias. El despliegue de fuerza de Errejón y sus afines ha irritado y preocupado a personas de la órbita del secretario general. Ha irritado porque consideran exagerado dicho despliegue. Y ha preocupado porque se ha mostrado, como pasó en la citada votación, que muchos líderes autonómicos de Podemos están con Errejón y fortalecen su postura. 

¿Echenique fuera de la Ejecutiva?

Al menos públicamente, las tensiones en Podemos se han rebajado estos días. Este mismo martes, sin ir más lejos, Iglesias decía, en un artículo publicado por los tres años de Podemos, que los seguidores del partido están cansados "de divisiones y de que hablemos demasiado de nosotras y nosotros mismos". Y apelaba nuevamente a la unidad. Además, Errejón, en una entrevista en La Sexta, pedía "una discusión tranquila sobre el rumbo que debemos tomar" y repetía que su secretario general es Iglesias porque "eso no está en cuestión", si bien vertía algunas críticas contra Juan Carlos Monedero. 

Incluso, el secretario político decía ser optimista respecto a la opción de que haya un acuerdo entre su sector y el de Iglesias. Eso sí, las diferencias siguen siendo evidentes. Para empezar, entre los afines al líder se impone la tesis de no pactar con el número dos. Para continuar, en ninguna de las dos corrientes ven fácil la posibilidad de llegar a un acuerdo que evite el choque de trenes. Y, para concluir, algunas propuestas hieren sensibilidades; por ejemplo, este martes el equipo de Errejón proponía que los líderes autonómicos no formen parte de la Ejecutiva de Podemos, lo que podría afectar, por ejemplo, al secretario de Organización, Pablo Echenique. 

Son días de negociar entre los diferentes sectores para lograr un acuerdo, pero todo apunta a que en Vistalegre II habrá un choque frontal