El exministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, hace unos meses en Madrid.

El exministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, hace unos meses en Madrid. Jorge Barreno

España LAS CINTAS DE CORINNA

Moratinos confirma la versión de Corinna: él impulsó el fondo hispanosaudí

El exministro de Exteriores valida el contenido de las grabaciones de la empresaria germana sobre la iniciativa, pero se desvincula del desarrollo y fiasco final.

El exministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, impulsó la creación de un fondo de inversión para favorecer el desembarco de empresas españoles en Arabia Saudí. La idea no tuvo un buen final, ya que fue cerrado tras pérdidas de 21 millones tres años después.

La empresaria y aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ex pareja sentimental del rey Juan Carlos I cuando era monarca en ejercicio, estuvo implicada en la gestión de esa estructura, llamada Fondo Hispano Saudí de Infraestructuras (SSIF por sus siglas en inglés). En las grabaciones publicadas este miércoles por EL ESPAÑOL denuncia que le atribuyen la idea para desacreditarla y acorralarla judicialmente por el fiasco en el que resultó la operación.

El propio Moratinos confirma a este diario que la aristócrata dice la verdad. "Es verdad que en aquel entonces, como ministros de Astuntos Exteriores, me propuse como misión relanzar las relaciones con Arabia Saudi. Queríamos que pasasen de la retórica fraternal entre dos monarquías [el rey Juan Carlos ha estado históricamente muy vinculado a la monarquía islámica] y empezar a defender intereses de España. La idea de un fondo hispanosaudí partió del Ministerio y yo la avalé. Arabia Saudí ya tenía otros instrumentos similares", explica. 

Sin embargo, Moratinos sólo impulsó políticamente la estructura, sin participar en el detalle de su diseño, su ejecución o su liquidación. "En eso, yo no tuve nada que ver, porque mi función era otra", explica. Correspondió al Ministerio de Industria que en ese tiempo dirigieron José Montilla, entre 2004 y 2006, y Joan Clos, a partir de esa fecha. Más en concreto, al secretario de Estado Pedro Mejía, según el exjefe de la diplomacia. 

La sociedad creada fue impulsada por 14 empresas en 2006. Invirtieron 21 millones, pero lo perdieron todo. En vez de elegir empresas españolas para gestionar el fondo, se optó por dos extranjeras, Cheney y Arox Capital, radicadas en paraísos fiscales. La ejecución de la idea dejó bastante que desear y, según Sayn-Wittgenstein, sus enemigos aprovecharon para acusarla de estar detrás de todo y pedirle responsabilidades como revancha por otros asuntos aludidos abundantemente en las conocidas como Cintas de Corinna que este periódico publica esta semana. 

"Nosotros estábamos intentando conseguir un proyecto ferroviario. No el de alta velocidad. Lo intentamos con otro proyecto. En lugar de eso, el proyecto no llegó y luego me dijeron: por favor, encuentra el camino para arreglarlo. Están intentando que parezca que yo lo preparé todo", se escucha decir a la empresaria en las grabaciones a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. 

Según Moratinos, aunque aquella operación salió mal, España sí culminó otras exitosas , como las de la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad Meca-Medina, en la que participaron numerosas empresas españolas.