Estación de telemetría láser del Real Observatorio de la Armada.

Estación de telemetría láser del Real Observatorio de la Armada. Armada Española

España MILLONES DE FRAGMENTOS

Así nos protege la Armada de la basura espacial

El Real Observatorio de la Armada realiza un mapa de los fragmentos de satélites y cohetes que orbitan en el espacio, una amenaza para el ser humano.

Noticias relacionadas

La Armada española levanta la vista muy por encima de la mar. Mira hacia el espacio, donde orbitan millones de objetos que pueden llegar a constituir un peligro fundamental. Es la basura espacial, producida por el ser humano, bien por el choque de satélites obsoletos o por los restos de cohetes que, una vez cumplida su misión, permanecen en el espacio. Y la Armada, con su Real Observatorio de San Fernando (Cádiz), nos protege de ella.

¿Cómo? Contribuyendo en las operaciones de vigilancia espacial de diversas instituciones nacionales e internacionales. Observación es prevención: "Se envían los datos al Centro Español de Vigilancia y Seguimiento Espacial, donde se calculan las órbitas de los objetos". Hablan el teniente de navío Lluis Canals y el capitán de fragata Manuel Catalán Morollón, jefe de la sección de Geofísica del Real Observatorio de la Armada (ROA): "Eso permite prever, por ejemplo, si un objeto va a reentrar en la atmósfera o si va a colisionar con otro objeto".

La Armada cuenta con dos instrumentos para estudiar toda la basura espacial que nos rodea: un telescopio (conocido con el nombre de TFRM, dotado de tecnología de primer nivel) y una estación de telemetría láser, la única disponible en España (joya de la corona del observatorio).

Telescopio TFRM.

Telescopio TFRM. Armada Española

Catalán y Canals responden a la pregunta de cómo funciona esta estación de telemetría láser: "Emite pulsos de luz que viajan hasta el satélite artificial y son reflejados en unos espejos montados en el satélite, retornando hacia la estación láser. Allí son detectados, y mediante la contabilización del tiempo de ida y vuelta permite conocer la distancia al objeto con gran precisión (del orden de unos pocos centímetros)".

¿Cuánta basura espacial hay?

Muy pocos países en el mundo son capaces de disponer de medidas empíricas del número, posición y características físicas de los objetos espaciales. Según apuntan Catalán y Canals en conversación con EL ESPAÑOL, actualmente sólo Estados Unidos ha hecho público un catálogo de unos 19.000 objetos mayores de 5-10 centímetros. 

También existen cálculos estadísticos basados en modelos físico-matemáticos que apuntan a un número cercano a 750.000 objetos de tamaño superior a 1 centímetro de diámetro. Este número se ve incrementado sensiblemente si el tamaño de los objetos es superior a 1 milímetro. En ese caso, la cifra podría ser cercana a 166 millones.

El teniente de navío Lluis Canals y el capitán de fragata Manuel Catalán Morollón, jefe de la sección de Geofísica del Real Observatorio de la Armada (ROA).

El teniente de navío Lluis Canals y el capitán de fragata Manuel Catalán Morollón, jefe de la sección de Geofísica del Real Observatorio de la Armada (ROA). Armada Española

"Son diversas las fuentes que originan la basura espacial. Desde satélites inactivos, o cohetes encargados de su puesta en órbita y que una vez cumplida su misión permanecen en el espacio, hasta fragmentos de todo tipo de tamaño producidos como consecuencia del choque de naves", detallan los dos miembros de la Armada.

El 11 de enero de 2007, China realizó una prueba de interceptación y destrucción de un satélite artificial (Fengyun-1C) mediante un misil. Impactaron de pleno. Una demostración que generó más de 3000 objetos de un tamaño superior a 10 centímetros.

Y el 10 de febrero, los satélites Iridium y Cosmos -norteamericano y ruso, el segundo inactivo- chocaron en el espacio. El resultado: 2.000 objetos de tamaño superior a 10 centímetros y más de 150.000 objetos de menos de 3 centímetros. El teniente de navío y el capitán de fragata extraen una conclusión de este impacto: "Podría haberse evitado maniobrando el satélite Iridium. Esto nos sirve para hacer énfasis en la importancia de mantener estos catálogos actualizados".

¿Por qué la Armada?

Estación de telemetría láser.

Estación de telemetría láser. Armada Española

En todo este proceso es legítimo que el lector se haga una pregunta. ¿Por qué la Armada? Generalmente se asocia a este cuerpo militar con la patrulla y protección de mares y océanos. Entonces, ¿por qué también del espacio? La historia de la Marina tiene la respuesta, según detallan Catalán y Canals:

"El Real Observatorio de la Armada (ROA) surge como institución a mediados del Siglo XVIII, constituyendo quizás la muestra más clara de lo que se conoce como Marina Ilustrada. Aparece como una institución encargada de facilitar la labor del navegante en la mar, confeccionando un catálogo estelar que permitía a aquellos navegantes situarse en un entorno, como es el océano, carente de referencias geográficas.

Posteriormente ha ido incorporando otras disciplinas a su campo de trabajo e investigación, como es el de las Ciencias de la Tierra, a través de la observación del campo magnético terrestre entre otros. Esta referencia invisible permitía al navegante, una vez que conocía su posición, saber hacia donde debía de orientar la proa de su nave respecto de una aguja magnética, de forma que pudiera arribar al puerto deseado".

Con estos medios, la Armada era la institución con más conocimientos para elaborar no sólo un mapa del espacio, sino también para analizar su contenido. Las primeras observaciones dedicadas a la detección de basura espacial comenzaron en febrero de 2011. 

Militares con alma científica

Los miembros de la Armada destinados en el Real Observatorio de San Fernando están hechos de una pasta especial, con marcadas inquietudes científicas y una profunda sensibilidad medioambiental. Ocho observadores controlan la estación de telemetría láser, respaldados por la labor de cinco técnicos encargados de su mantenimiento. Otras cinco personas se ocupan del mantenimiento preventivo y de la actualización del telescopio TFRM.

Esas características también definían al capitán de fragata Francisco Javier Montojo Salazar, recientemente fallecido en la Antártida tras sufrir un accidente a bordo del buque Hespérides. Antes de incorporarse a esa misión, Montojo fue jefe de la Sección de Astronomía del Real Instituto y Observatorio, dejando huella entre sus compañeros.

"Un militar de alma científica", decían de él quienes lo conocían. Porque esa es la característica que define a los miembros del Real Observatorio de la Armada, institución que nos protege de los millones de fragmentos arrojados por el ser humano que constituyen la basura espacial.

Real Instituto y Observatorio de la Armada

 *Conozca más sobre el Real Instituto y Observatorio de la Armada.