Mireia Boya a la llegada al Supremo.

Mireia Boya a la llegada al Supremo. EFE

España

Mireya Boya, en libertad tras declarar en el Supremo

La exdiputada de la CUP afirma ante el juez que la DUI no fue "cosmética" y "buscaba una efectividad real". 

La expresidenta de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha declarado ante el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa del 'procés', y ninguna de las acusaciones ha solicitado contra ella el ingreso en prisión ni ninguna medida cautelar, han informado fuentes jurídicas, por lo que permanece en libertad.

Boya ha asumido ante el Supremo que la declaración unilateral de independencia (DUI) no fue cosmética, sino que buscaba una efectividad real, tras lo cual el juez Pablo Llarena no ha adoptado medidas cautelares contra ella porque no las ha pedido el fiscal.

La referencia de Boya a la DUI ha venido provocada por una pregunta del magistrado sobre si ésta fue meramente "cosmética" o "buscaba una efectividad real".

Mireia Boya abandona el TS sin medidas cautelares: "No estoy satisfecha, hay cuatros presos políticos"

Ella ha respondido que sí la tenía, y que con esa intención la votó en cumplimiento del mandato de sus bases asamblearias y de los resultados del referéndum del 1-O, según han informado diversas fuentes jurídicas presentes en la declaración.

En su interrogatorio, que ha durado una hora y quince minutos, solo ha respondido a las preguntas de su letrado y del juez, y ha negado haber conocido el documento Enfocats o haber participado en ningún comité estratégico.

Además, ha cargado contra la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, al defender que en los días previos al referéndum los agentes salieron de paisano con porras "a cazar" a los independentistas.

La exdiputada de la CUP también ha dicho no sentirse totalmente satisfecha porque "todavía hay cuatro presos políticos en la cárcel".

Hora y media de declaración

En declaraciones a los periodistas tras declarar durante hora y media ante el juez Pablo Llarena, Boya ha explicado que si bien no le han pedido ninguna medida cautelar "hay cuatro personas secuestradas por el Estado español" y se ha reafirmado en la declaración de independencia del 27 de octubre.

La exdiputada ha dicho que esa declaración de independencia se vio truncada por "un golpe de Estado en forma de artículo 155 y por la imposición de otras elecciones, que hemos vuelto a ganar".

Boya ha reprochado al Gobierno que siga sin diálogar y ha lamentado que la Constitución sea "un muro, y ante los muros la gente se moviliza".

La exdiputada entró en la sede del Supremo pasadas las diez y media de la mañana mientras compañeros de la CUP le gritaban frases de ánimo como "no estás sola" y entonaban cánticos por la independencia.

El juez instructor amplió en un auto del pasado 22 de diciembre la investigación, que se dirige ya contra un total de 28 personas por los delitos de rebelión, sedición y malversación por su participación "especial y destacada" en el proceso independentista.

Esta decisión la tomó tras conocer el informe de la Guardia Civil en el que se señala que, entre otros, la presidenta del grupo parlamentario de la CUP -sin citar el nombre de Boya- habría formado parte del Comité Estratégico citado en un documento llamado 'Enfocats' para declarar unilateralmente la independencia de Catalunya. Dicho documento 'Enfocats', una especie la hoja de ruta para la creación de un nuevo Estado, fue incautado en el domicilio de Josep Maria Jové, número dos del exvicepresidente Oriol Junqueras.

En el citado Comité Estratégico se encontraban estos seis investigados junto a otros imputados en la causa como el expresidente de Catalunya Carles Puigdemont -en Bruselas (Bélgica)-; el exvicepresidente Oriol Junqueras; el expresidente de la ANC Jordi Sànchez; el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart -los tres en prisión-, y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell; y el exmiembro de la Mesa Lluís Maria Corominas (PDeCAT).