Region TRASVASE

Los ribereños acusan al PP de ser el "brazo político del Scrats" y alimentar la guerra del agua

9 mayo, 2021 08:39

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía ha condenado que el "brazo político del Scrats", en referencia al Partido Popular, "vuelva al fango de la falsa guerra del agua ante una decisión técnica que beneficia a los regantes".

Así ha reaccionado la asociación después de que el PP haya presentado una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados por la que insta al Gobierno a retirar la "modificación unilateral" a las reglas del trasvase Tajo-Segura, al menos hasta que no estén aprobados y actualizados los nuevos planes hidrológicos de cuenca.

En nota de prensa, los municipios ribereños recuerdan que "la modificación de las reglas del trasvase estaba contemplada en la ley perpetrada por los 'populares' y que beneficia principalmente a los regantes, manteniendo prácticamente el agua enviada, pero redistribuyéndola para evitar caídas a nivel 3 y 4".

"Es agotador y absurdo que traten de oponerse a un cambio de reglas que les beneficia, sólo porque no lo entienden o quieren buscar pelea", manifiestan desde la Asociación. "Presumen de haber alcanzando un consenso ellos consigo mismos y se extrañan cuando la realidad, que es tozuda, les lleva la contraria. No hay agua suficiente en la cabecera del Tajo para alimentar la avaricia de la agroindustria levantina; quizás no haya agua en el planeta Tierra para ello".

Según denuncian, "los 'populares' vuelven a ignorar las necesidades de la cuenca cedente y pasan por alto la sostenibilidad de una agroindustria incapaz de poner límite a su demanda de agua, obviando absolutamente que la necesaria modificación de la normativa viene contemplada en la propia ley que ellos impulsaron, precisamente para evitar caer en situaciones de excepcionalidad hidrológica (Nivel 3), que hasta el momento son excepcionalmente habituales".

"Es absurdo cómo adoptan como propio el discurso del Scrats, la voz de su amo, ignorando por completo los criterios técnicos expuestos por el CEDEX para tratar de imponer su criterio político a la par que exigen criterios técnicos porque sólo entienden lo que ellos quieren", explican desde la asociación que engloba a veintidós municipios alcarreños.

"Dicen defender el Mar Menor, pero amparan a los que lo contaminan, dicen buscar consenso, pero sólo aceptan sus absurdas condiciones; se niegan a aceptar la realidad en base a una estrategia política absolutamente desquiciada que asume que el meteorito que es el cambio climático va a darse la vuelta porque la agricultura genera mucho beneficio a sus socios".

"Es agotador discutir contra terraplanistas, incapaces de asumir la realidad y aceptar que el coste social marginal que provoca la agroindustria es inaceptable en un país europeo del siglo XXI", sentencian.