Colas a la entrada del Santiago Bernabéu. / Reuters

Colas a la entrada del Santiago Bernabéu. / Reuters

Fútbol COPA LIBERTADORES

Lío a la vista: River y Boca se niegan ahora a jugar la final en el Santiago Bernabéu

Este jueves, la Conmebol hacía oficial que la final de la Copa Libertadores se jugaría en Madrid. Tras los incidentes acaecidos en Argentina en la previa del partido de vuelta, y los dos aplazamientos del encuentro, el organismo del fútbol sudamericano decidió trasladar el duelo a Europa, y concretamente a la capital de España.

El Real Madrid aceptó abrir su estadio para que River Plate Boca Juniors disputen el encuentro el próximo domingo 9 de diciembre a las 20:30 horas. Con el benplácito de la FIFA, la UEFA y el Gobierno de España, y tras llegar a un acuerdo con la Real Federación Española de Fútbol, el problema parecía solucionado, pero la situación ha vuelto a dar un giro.

Tanto River Plate como Boca Juniors han decidido plantarse y no quieren viajar hasta Madrid para jugar el partido decisivo de la Copa Libertadores. Los motivos son bien distintos en ambas entidades, pero están de acuerdo en que no quieren jugar en el Santiago Bernabéu el próximo domingo, lo que hace que, aunque todo apunta a que se jugará en el coliseo madridista, el lío por el partido no haya puesto su punto y final.

El jugador de River Plate Lucas Pratto celebra después de anotar el gol del 1-1 para los millonarios

El jugador de River Plate Lucas Pratto celebra después de anotar el gol del 1-1 para los millonarios EFE

River Plate quiere jugar en su estadio

River Plate es, de los dos clubes, el que más se opone a la disputa del partido en la capital de España. El conjunto argentino quiere que el duelo se juegue en su estadio, El Monumental, donde estaba previsto que se disputara el encuentro en un principio, pese a los incidentes protagonizados por sus aficionados con el autobús de Boca Juniors.

Por este motivo, River Plate no ha tardado en anunciar que acudirá a los tribunales necesarios para apelar la decisión tomada por la Conmebol este jueves: "El Club Atlético River Plate informa que realizará los planteamientos legales y las apelaciones pertinentes en relación con lo resuelto en el día de la fecha por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y por su Tribunal de Disciplina, en relación al cambio de sede dispuesto sobre el partido final de la Copa Libertadores 2018, la sanción económica y la prohibición de disputar con público dos partidos oficiales organizados por Conmebol".

Parece complicado que el máximo organismo del fútbol sudamericano se eche atrás en su decisión, sin embargo, si de River Plate depende, la final no se jugará en el Santiago Bernabéu. Esperan que pueda jugarse en su estadio con sus aficionados en las gradas de El Monumental.

El jugador de Boca Juniors Ramón Ábila celebra con sus compañeros después de anotar

El jugador de Boca Juniors Ramón Ábila celebra con sus compañeros después de anotar EFE

Boca Juniors insiste en que se le dé como campeón

Si River Plate está decidido a conseguir su propósito, en el caso de Boca Juniors no es diferente, aunque sí cambia el objetivo final. Tras la disputa de la ida en La Bombonera, donde el partido no presentó grandes incidentes, lo ocurrido en la previa de la vuelta hizo que el cuadro xeneize se planteara seriamente que no se dispute el encuentro que queda por jugarse.

Desde un primer momento, Boca Juniors solicitó, tras ver cómo algunos de jugadores acababan recibiendo golpes en su autobús. que se sancionará a sus vecinos de ciudad de la forma más severa. Están convencidos que River Plate debería ser descalificado, lo que haría que el título fuera a sus vitrinas automáticamente.

De hecho, para conseguirlo, Boca Juniors, tal y como ha anunciado, ha decidido acudir a los mejores abogados para plantear su recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para lograr poner punto y final a estos problemas. Parece complicado que ninguno de los dos clubes consigan cumplir sus propósitos ya que parece probable que la decisión de la Conmebol vaya a ser descartada. Sin embargo, ninguno de los clubes cejará en su empeño y seguirán intentándolo hasta el último minuto, lo que hace que el lío por la final de la Copa Libertadores no haya acabado.

[Más información: Macri y Pedro Sánchez negociaron la final del 9 en el Santiago Bernabéu]