Bryce Mitchell, luchador de la UFC. Foto: Twitter (@ThugnastyMMA)

Bryce Mitchell, luchador de la UFC. Foto: Twitter (@ThugnastyMMA)

Otros Deportes UFC

La lesión más surrealista de la UFC: se rompe el escroto con un taladro

Noticias relacionadas

En los deportes de contacto los accidentes más habituales tienen que ver con huesos rotos, narices partidas o pérdida de consciencia por un preciso gancho, pero la historia de Bryce 'Thug Nasty' Mitchell tiene miga.

El invicto luchador de la UFC, con 10 victorias y ninguna derrota, ha sufrido en su casa un más que surrealista accidente en el que sus partes pudendas no han quedado muy bien paradas. Ha sido el propio luchador de Arkansas a través de su cuenta de Twitter el que ha narrado el el percance provocado por un taladro.

"Tenía una tabla en la cabeza y me puse el taladro en el pantalón. El taladro se encendió y se me enredaron los testículos en él... Invertí la dirección del taladro para desenredarlos, pero el escroto se me había rasgado por la mitad", confesó el luchador. Además, Mitchell no tuvo reparo en subir una imagen del estado en el que quedó su ropa interior tras el desafortunado accidente. Aun así, y a pesar de lo aparatoso de la imagen, Bryce Mitchell podría volver al octógono en un mes.

El regreso de McGregor, un éxito

Los aficionados a las artes marciales mixtas tienen una cita obligada el próximo 6 de octubre con el regreso al octógono de Conor Mcgregor en UFC 229. El luchador irlandés abandonará su 'retiro' de más de dos años y se medirá en el T-Mobile Arena de Las Vegas al campeón de la división Khabib Nurmagomedov.

Las entradas para el combaten rondan los 2.500 dólares y ya están prácticamente agotadas. Además, el regreso de McGregor va camino de hacer historia en la UFC. A día de hoy la pelea ante Nurmagomedov es el segundo evento más taquillero de la historia, tan solo superado por UFC 205, que tuvo lugar en el Madison Square Garden de Nueva York y que también protagonizó el luchador irlandés, que se convirtió en doble campeón al noquear a Eddie Álvarez.