Vettel, durante el GP de Canadá

Vettel, durante el GP de Canadá EFE

F1 FÓRMULA 1

Los comisarios sancionaron a Vettel por soltar el volante para cerrarle el paso a Hamilton

El piloto alemán perdió momentáneamente el control de su vehículo al salirse de la pista, pero al recuperarlo, tomó una decisión que acarreó graves consecuencias.

Noticias relacionadas

El Gran Premio de Canadá se desarrolló con polémica con la figura de Sebastian Vettel como protagonista. El piloto alemán perdió el control de su vehículo en un determinado momento de la carrera, lo cual le hizo salirse de la pista. Al reincorporarse, se especuló sobre que había podido soltar el volante para cerrarle el paso a Lewis Hamilton. Y ante ello, Motorsport asegura que los comisarios tuvieron en cuenta que se reincorporó de forma insegura y estudiaron las imágenes, en las que apreciaron que sí sujetó el volante en todo momento.

El enfado de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Canadá de la Fórmula 1

El enfado de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Canadá de la Fórmula 1

Los comisarios también admiten que ahí pudo estar la clave de lo sucedido, pues en el caso de que Vettel no hubiera despegado las manos del volante en ningún momento, se trataría de una acción que sí entra en la legalidad de las normas. El citado medio también informa de que las imágenes muestran al alemán haciendo movimientos bruscos con el volante hacia la derecha y luego hacia la izquierda, con lo que consiguió recuperar el control del coche.

No obstante, se considera que justo después sí soltó el voltante para cerrarle el paso a Hamilton, por lo que dicho movimiento de enderezar la rueda resultó determinante para que los comisarios tomasen la decisión de sancionar a Vettel. Finalmente, ello le costó el primer puesto y fue Hamilton quien se subió a lo más alto del podio, por lo que si el alemán hubiese tenido controlada la posición de Lewis y se hubiera mantenido a la izquierda, el caso no se habría investigado.

[Más información: El monumental enfado de Vettel por su sanción que acaba en un episodio lamentable]