El nuevo MCL32 de McLaren.

El nuevo MCL32 de McLaren. McLaren

F1

McLaren MCL32, la última bala (naranja) para Fernando Alonso

La escudería británica presenta su monoplaza de 2017 para convencer a Fernando Alonso a permanecer en la Fórmula 1 unos años más.

Hunt, Senna, Prost y Fernando Alonso. Estos son los nombres que sonaban desde Japón cuando se alzaba hace pocos minutos el velo que descubría el nuevo monoplaza con el que McLaren-Honda pretende volver a la parte alta de la tabla del mundial de Fórmula 1.

Como anticipó EL ESPAÑOL, el nuevo McLaren-Honda MCL32 supone una revolución en todos los sentidos para el equipo escogido por Fernando Alonso para hacer realidad su sueño de volver a ser el número uno indiscutible de toda la Fórmula 1.

¿El último año de Alonso?

2017 supone el fin de contrato de Fernando Alonso con el equipo anglojaponés y por el momento en la Fórmula 1. Para el asturiano la categoría ha perdido la esencia que le llevó a luchar como nadie para llegar a lo más alto y durante todo 2016 no paraba de repetir que si las nuevas normas y su nueva montura no estaban a la altura de sus expectativas se retiraría.

Desde Japón los ingenieros de Honda han dado un cambio radical al diseño de la unidad de potencia para tratar de alcanzar las prestaciones de los propulsores Ferrari y, sobre todo, Mercedes. Para ello han roto con el pasado para seguir el camino iniciado por los alemanes y estar a la par a la hora de pisar a fondo el acelerador, hecho que esta temporada será más habitual que en pasado debido a la nueva aerodinámica.

En Reino Unido, McLaren por su parte se ha librado del lastre de la vieja dirección de Ron Denis y todo es nuevo a partir del nombre que estrena por primera vez las siglas MCL al número del monoplaza MCL32.

Naranja y Negro y un frontal llevo de branquias

"Chasis, aerodinámica y motor están todos integrados", asegura Eric Boullier, quien se muestra precavido hasta que la semana que viene el cronómetro de la pista española comience a dictaminar quién es el más fuerte entre todos los equipos en el primer Gran Premio de la temporada.

La primera visión del McLaren-Honda MCL32 llama la atención por sus novedosos colores que dejan ver con una inusual claridad las branquias situadas bajo el morro del monoplaza que hacen respirar al túnel creado bajo la nariz del coche para canalizar el aire hacia el fondo plano del coche.

La solución de los británicos está perfectamente realizada y pensada para que el flujo se acelere a través de cada branquia disparando la eficiencia de la boca de tiburón que se abre bajo el morro para alimentar al S-Duck. Este elemento absorbe el aire que discurre en la parte inferior y lo canaliza hacia la parte alta del chasis frontal expulsando a gran velocidad por encima de las suspensiones delanteras.

El efecto está dirigido a la aceleración de los flujos aerodinámicos con el fin de aumentar la carga y pegar literalmente el coche al suelo lo que permitirá aumentar hasta 40 km/h la velocidad en curva.

Parte central minimizada

El coche de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne cuenta con unas tomas de aire en la parte central del monoplaza reducidas a la mínima expresión como se aprecia claramente en la imagen frontal del nuevo MCL32.

La disminución de las masas radiantes situadas en los pontones laterales es apreciable en el coche anglo-japonés. El trabajo realizado en este área permite reducir la resistencia al avance y eliminar ‘estorbos’ a la hora de romper la pared de hormigón que representa el aire cuando se viaja a más de 300 km/h sobre los circuitos del mundial.

Una amalgama de deflectores laterales de gran tamaño culminan el trabajo de reconducción del aire con los paneles en forma de ‘L’ en la parte más estrena del coche.

Trasera llena de ideas frescas

La parte posterior del monoplaza de la esperanza para Alonso y del debut de Vandoorne será lo que más cambie durante el año, pero el alerón del debut adelanta las ideas que desde Woking quieren poner en marcha. Las branquias de la parte frontal reaparecen en el lateral del novedoso alerón trasero, colgadas sobre la ’S’ que conforman los paneles laterales del alerón trasero.

Esta interesante solución abre múltiples jugos con los vórtices del viento con el fin de disparar la carga aerodinámica y permitir a Alonso aprovechar toda la potencia que espera sacar al motor Honda en la salida de cada curva para atacar como el sabe a sus rivales directos.