Motor

Carlos Sainz gana su segundo Dakar con 55 años

Junto con su copiloto Lucas Cruz, es el más veterano en levantar por segunda vez el trofeo con el rostro del tuareg y se corona en Córdoba, donde obtuvo su último triunfo en el Mundial de Rallys hace 14 años.

Toda una vida dedicada al deporte que ama y 31 años en la élite le han convertido en una leyenda del automovilismo. Su última victoria en el Campeonato del Mundo de Rallys, donde debutó en 1987 y se proclamó bicampeón del mundo (1990 y 1992), la consiguió en la ciudad argentina de Córdoba, donde se situó como el piloto con más triunfos (26) de la historia. 

14 años después, el mito continúa, porque Carlos Sainz (12 de abril de 1962, Madrid) ha regresado a la cuna del automovilismo argentino para proclamarse victorioso decano del Dakar más duro de la última década. A sus 55 años y junto con su copiloto Lucas Cruz, el español se ha convertido en el más veterano en levantar por segunda vez el trofeo con el rostro del tuareg en la que supone la despedida de Peugeot de la competición que ha copado en las dos últimas ediciones.

Meticuloso y autoexigente, ha cuidado cada detalle del Peugeot 3008 DKR Maxi y de su preparación física después de dormir durante el mes previo en una cámara de hipoxia para adaptarse a los 4.500 metros de altura sobre el nivel del mar a los que fueron sometidos durante las cinco etapas disputadas en Bolivia.

“Cuanto más veterano eres, más cuesta ganar. Más te tienes que preparar, pero también más disfrutas las victorias. Creo que si llegase una victoria en el Dakar la disfrutaría más que nunca”, aseguraba antes de partir hacia su undécima participación en la carrera más dura del mundo, en la que ya se impuso en 2010. Ocho años después, Carlos Sainz saborea su triunfo más gustoso, en el que ha sabido resistir ante la adversidad y ha visto cómo sus rivales iban cayendo a medida que transcurrían las jornadas.

"Peugeot ya había ganado en dos ocasiones, pero la cantidad de trabajo que habíamos puesto en el coche desde hace cuatro años ha sido brutal y es una recompensa merecida", declaró Sainz nada más producirse su victoria. Todavía no sabe si correrá el Dakar del próximo año: toca disfrutar del triunfo recién conseguido. Ya habrá tiempo de hablarlo con su mujer, Reyes, y decidir. Además, tendrá que buscarse nuevo equipo.

Tras la etapa de descanso en La Paz, cuando la carrera se adentraba en Bolivia, Sainz tomó las riendas de la clasificación general tras sumar su trigésima victoria en el Dakar y ya nadie consiguió apearle del liderato. Ni siquiera el comportamiento antideportivo del holandés Kees Koolen, que, justo en la séptima etapa ganada por el piloto español, le acusó de golpear a su quad. Sainz recibió una sanción de 10 minutos en la general que, posteriormente, fue anulada después de que la telemetría desvelase que el fundador de Booking, la empresa de reserva de hoteles, mentía.

Unos días de tensión en los que el madrileño supo mantener la calma, administrar su renta de casi una hora en la general y atacar cuando lo necesitaba. Como en la séptima etapa, cuando Stéphane Peterhansel chocó con una piedra oculta bajo el agua y la vegetación. Monsieur Dakar, que destrozó la suspensión y la transmisión de su rueda trasera izquierda, vio cómo sus opciones de conquistar su decimocuarto Dakar se esfumaban mientras su compañero de equipo iniciaba el camino hacia la conquista de su segundo título en el Dakar más duro de la última década.

“Estoy contento porque Carlos ha hecho una bonita carrera y tiene más que merecida la victoria. Es también una bonita forma de recompensar todo el trabajo que ha hecho los últimos cuatro años en Peugeot”. Palabra de Monsieur Dakar.