Carlos Sainz antes de conocerse su sanción.

Carlos Sainz antes de conocerse su sanción. David Fernández EFE

Motor

Carlos Sainz, sancionado con 10 minutos en el Dakar

Los comisarios de carrera no se han creído del todo la versión del líder de la prueba sobre su incidente con el holandés Koolen. Aun así, mantiene 56 minutos de ventaja sobre Al-Attiyah y más de una hora sobre Peterhansel.

Finalmente, sí hubo sanción para Carlos Sainz en el Dakar. Después de toda una tarde de incertidumbre y de que tanto él como su equipo confiasen en que no habría penalización, la organización de la prueba ha sancionado al piloto madrileño con la pérdida de 10 minutos en su tiempo de carrera, que le convirtió en líder de la misma en coches desde la séptima jornada, precisamente la que ha provocado toda esta discordia.

Aun así, la distancia del madrileño con respecto al segundo clasificado, Nasser Al-Attiyah, continúa siendo holgada: 56 minutos. Lo mismo ocurre con la renta sobre su compañero de equipo, Stéphane Peterhansel, que no ha dejado de ser superior a la hora: 1:03. Algo que no ha sido impedimento para que el piloto español y su equipo, Peugeot, recurran la decisión tomada por los comisarios.

Toda la polémica viene de una queja por parte del holandés Kees Koolen, uno de los fundadores de Booking y competidor en la modalidad de quads (además de accionista de Toyota, como se ha aireado en las redes sociales: se trata del equipo de Al-Attiyah). Koolen afirmó que sufrió un accidente motivado por Sainz en la séptima etapa, disputada el pasado viernes. Le tocó al adelantarle y no se detuvo a ayudarle, como indica el reglamento del Dakar que se debe hacer.

Sainz, tras reunirse con los comisarios de carrera, expuso su versión de los hechos. "Yo no toqué a nadie. Vi el quad de Koolen, le marqué el aviso de adelantamiento y se salio un momento de la pista al querer dejarme paso. Luego regresó a pista y lo esquivé de milagro. Si lo hubiera tocado, le hubiera hecho mucho daño. Perdió él solo el control al marcarle el aviso de adelantamiento", declaró a Marca.

"No temo ninguna sanción. Si alega que no paré a socorrerle... Yo no tengo espejos ni nada parecido. Yo no le toqué y él seguía en ruta. De haber un error ha sido suyo, porque perdió el control. Gracias a Dios lo pude evitar. Si hay un error, es el suyo. Mi coche no tiene ningún impacto y su quad tampoco. Si llego a darle, lo desintegro. Él es el que pierde el control en una zona de mucho barro y yo le esquivo y le paso cerca, pero no le toco. Si hubiese sido así, hubiese parado", añadió también al diario deportivo.

Sin embargo, la organización no se creyó demasiado la versión de la historia de Sainz y acabó castigándole. Como ya dejó caer el comisario español Manuel Vidal, el Peugeot de Sainz parecía el único coche con opciones de haber golpeado al quad de Koolen, siempre según el GPS. Y, al final, ese dato ha podido ser determinante a la hora de arrebatarle esos 10 minutos al líder del Dakar.