Essam El-Hadary, portero de Egipto.

Essam El-Hadary, portero de Egipto. REUTERS

Mundial

Essam El-Hadary y el récord del Mundial: jugador más viejo en disputar el torneo

  • El portero de Egipto disputa el duelo ante Arabia Saudí a los 45 años, cuatro meses y nueve días.
  • Leyenda del fútbol africano, paró un penalti en este encuentro.

Essam El-Hadary es ya uno de los nombres del Mundial de Rusia 2018. Solo jugará un partido, pero pasará a la historia. El portero de Egipto se convirtió este lunes, en el duelo de su selección ante Arabia Saudí, en el jugador más viejo en disputar un partido del Mundial.

Y lo hizo además con un penalti parado, lo que alargó más su leyenda. Eso sí, después le marcaron otro, porque a Egipto le pitaron dos en la primera parte. Meta de el Al-Taawoun, equipo casualmente de Arabia Saudí, el país al que le paró el penalti en el tercer partido (y último, ya que ambas están eliminadas), El-Hadary jugó el encuentro a los 45 años, cuatro meses y nueve días. Supera en este registro al también portero Faryd Mondragon, de Colombia, que había jugado en el último Mundial 2014 con 43 años y tres días.

Uno de los jugadores más laureados de África, Essam El-Hadary se despide del Mundial con un dato que quedará para la historia (resulta difícil creer que otro jugador, y más en estos tiempos, pueda jugar un Mundial a esa edad). Y estuvo cerca de lesionarse, porque justo después del primer penalti, en una salida de puños, se dolió sobre el césped. Pudo seguir, pero los achaques de la edad se notaron.

Essam El-Hadary es felicitado por sus compañeros tras parar el penalti.

Essam El-Hadary es felicitado por sus compañeros tras parar el penalti. REUTERS

'La gran presa', así se le conoce, es el jugador árabe y africano más laureado con cuatro Copas de África (clave en tres de ellas, las tres consecutivas, 2006, 2008 y 2010), además de ocho ligas egipcias, cuatro Copas de Egipto, cuatro Supercopas de Egipto y cuatro Ligas de Campeones de África, tres Supercopas de África, una Copa Árabe, dos Supercopas árabes, una Liga y una Copa sudanesa y otra Copa suiza.

En su primer Mundial disputado, Essam El-Hadary, que prácticamente toda su carrera la disputó en el Ahly, de 1996 a 2008, hace historia e incluso enseña el camino a otros guardametas que siempre han soñado con llegar a los 40 (o más) a seguir jugando. 

A pesar de los 45 años que tiene, El-Hadary no se ha planteado aún la retirada, aunque lo que queda claro es que al Mundial de Qatar ya no llega. Serían 49 años. Eso sí, con los 45 disputó un Mundial, paró un penalti y se llevó el cariño de todo Egipto. Y pasó a la historia de la competición.

Essam El-Hadary.

Essam El-Hadary. REUTERS