Nacho Fernández.

Nacho Fernández.

Mundial

Nacho Fernández, el peón que todo entrenador quiere tener

El central del Real Madrid, polivalente en defensa, ha ido creciendo en su club a la vez que lo ha hecho en la selección. Su papel en 'La Roja' será el mismo que en su equipo.

Si usted quiere seguridad en su equipo, en Nacho Fernández tiene su hombre. Futbolista de perfil bajo, tranquilo, de esos que reconcilian a los más nostálgicos con el fútbol de antaño. Sigue viviendo en su casa de Alcalá de Henares y nunca levanta la voz para quejarse. Su manera de mejorar es la del trabajo diario. Así ha llegado a ser muy valorado por Zidane y también por Lopetegui.

Nacho Fernández está en el Mundial por méritos propios. Es el central perfecto. No llegará siempre al excelente, pero nunca baja del notable. El central del Real Madrid es un peón que todo equipo debe tener. Igual te rinde bien saliendo de inicio que desde el banquillo, jugando en el centro de la defensa o en el lateral y también ante cualquier circunstancia. 

En España, en principio, cumplirá el mismo papel que tiene el Real Madrid. En su club parte como tercer central, por detrás de Sergio Ramos y Varane, y en la selección se sustituye al francés por Gerard Piqué. Además, en 'La Roja' no tiene acompañante de puesto, ya que Lopetegui prefirió tener solo dos centrales puros y llevarse jugadores de más polivalencia, uno de ellos Nacho. La diferencia estará en que en el Madrid acaba jugando mucho por las lesiones de Varane o las varias ausencias de Ramos y en el Mundial, un torneo a siete partidos en el mejor de los casos, no se prevé que pueda haber hueco.

Nacho Fernández tiene ese perfil de jugador de la selección española de toda la vida: futbolista que ha jugado en todas las categorías inferiores (sub-15, sub-16, sub-17, sub-19 y sub-21) y finalmente asentado en la absoluta, en la que debutó en septiembre de 2013, aunque aquí le falta aún saltar a la titularidad. 

Con 28 años en la actualidad, a Nacho le vino de perlas el nombramiento de Lopetegui como nuevo técnico (no se sabe aún si su destitución), ya que el seleccionador vasco ha contado siempre con él, todo lo diferente a lo que pasó con Del Bosque, que le convocaba de vez en cuando para partidos durante la temporada pero jamás le llevó a una gran cita (Mundial o Eurocopa).