Salah cumplirá con la tradición musulmana del Ramadán este sábado.

Salah cumplirá con la tradición musulmana del Ramadán este sábado. ANDREW YATES Reuters

Champions League

Salah jugará en ayunas la final de Champions

El gran referente del Liverpool respetará el Ramadán también el sábado, con opiniones encontradas sobre si esto afectará o no a su rendimiento.

El delantero egipcio Mohamed Salah no incumplirá el ayuno de Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes, durante la final de la Champions League en la que jugará con la camiseta del Liverpool contra el Real Madrid el próximo sábado. El diario egipcio 'Al Masry al Youm' aseguró, citando a personas cercanas a la estrella del club inglés, que el egipcio rechazó "incumplir el ayuno para la final" en Kiev y que se entrenará en ayunas.

El mes de Ramadán, que comenzó el pasado 17 de mayo y dura entre 28 y 29 días, tiene un gran simbolismo para los musulmanes, que se abstienen de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales, entre otras acciones, desde el alba hasta la puesta del sol. Según las fuentes del diario, que lleva en portada la noticia, el ayuno "no le afectará" durante la final contra el club merengue.

Además, señalaron que la familia, como suele hacer antes de que el delantero juegue partidos importantes, sacrificará tres terneros para bendecirlo. Aseveraron que Salah ha rechazado el uso de su fotografía y la imagen de la camiseta del Liverpool para adornar los pequeños faroles (fanus, en árabe) que se colocan en las calles de Egipto, símbolo de Ramadán en el país, y que inundan las calles de la capital egipcia.

Salah, mejor jugador de la liga inglesa, es visto como un ídolo para todo el pueblo egipcio, sobre todo desde que marcó el tanto que clasificó a la selección nacional para el Mundial de Rusia 2018, tras 28 años de ausencia en el torneo.

Mientras otros futbolistas musulmanes que también cumplen con la tradición del Ramadán consideran que el ayuno no afectará a Salah el sábado, algunos nutricionistas opinan todo lo contrario: el futbolista del Liverpool rendirá peor, se cansará más y tendrá menos energía de la que hacer acopio en las acciones más exigentes del partido.