Antonio Adán en un partido con el Betis.

Antonio Adán en un partido con el Betis. EFE

Fútbol

"Mi novia es sevillista y es una puta más": Antonio Adán tras el derbi sevillano

El portero del Betis realizó un comentario muy desafortunado durante la celebración de la victoria ante el Sevilla (3-5) el pasado sábado. "En ningún momento tuve la intención de ofender a nadie", se disculpó.

Algunos jugadores del Betis se tomaron al pie de la letra las instrucciones de su capitán, Joaquín ("El que llegue antes de las cinco de la mañana a casa tiene multa. Hoy no se descansa"), y se desmadraron más de la cuenta durante la celebración del triunfo en el pasado derbi sevillano (3-5 ante el Sevilla). Fue el caso de Antonio Adán, que realizó un comentario muy desafortunado en el autobús del equipo justo después del partido.

Unos se besaban el escudo, como Sergio León. Otros cantaban, daban palmas y animaban el cotarro. Sin embargo, el portero madrileño llevó el jolgorio hasta límites insospechados. "¡Mi novia es sevillista y es una puta más!", empezó a cantar antes de que Joaquín le animase a callarse entre golpes y empujones amistosos.

Horas después de su broma machista, Adán (formado en el Real Madrid, donde jugó desde 2006 hasta 2013. Pasó una temporada por el Cagliari italiano y llegó al Betis en 2014) trató de disculparse a través de Twitter. "En ningún momento tuve la intención de ofender a nadie y pido disculpas a quien se haya podido ofender. Fue un gesto desafortunado en la celebración con mis compañeros", escribió, acompañando el mensaje de un emoticono de rezo.

Sin embargo, el daño ya estaba hecho. La metedura de pata de Adán ha traído al recuerdo los cargos por violencia de género por los que se inculpó a uno de sus compañeros, recién reincorporado a la disciplina bética tras su cesión en el Guizhou Hengfeng chino: Rubén Castro. El delantero canario fue absuelto de todos los delitos de los que fue acusado en su día. En pleno proceso judicial, los ultras del Betis decidieron apoyarle en las gradas del Benito Villamarín con el siguiente cántico: "Rubén Castro alé, Rubén Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien".