Quizá sea porque la forma más habitual de prepararlo es en asados y los asados tienen fama de laboriosos, la de cordero es una carne que se ha quedado relegada a los días de fiesta. Navidad, Pascua, reuniones de amigos, comidas fuera de casa para celebrar algo en un buen asador... y si entre fiesta y fiesta nos entra un antojo brutal, tiramos de chuletillas a la plancha.

Pienso que las carnicerías tampoco es que ayuden mucho a que esto cambie, al menos en aquellas provincias en las que la carne de cordero está menos arraigada. Así que acaba pasando lo siguiente, nos encanta el cordero, pero como lo hacemos tan de tarde en tarde siempre surgen dudas a la hora de cocinar cordero en casa.

Y como el domingo es uno de esos días de cocinar cordero en casa, os hemos seleccionado una colección de recetas con cordero para todos los gustos y para todo tipo de cocineros.

Hay vida más allá del cordero asado al horno

Aunque el cordero al horno sea lo primero que nos viene a la mente cuando hablamos de asar cordero, es una carne que podemos asar incluso usando desde una olla a presión con la que la tendremos lista en un pispás hasta usando una cocción al vacío de muchísimas horas que nos permita conseguir resultados de cocina profesional.

Podemos confitar el cordero en una olla de toda la vida y conseguir que quede con un aspecto tan apetitoso que un cordero asado en el horno no tendría nada que envidiarle.

O podemos usar otros métodos, olvidarnos de los asados y optar por preparar un delicioso estofado de cordero ya sea de corte tradicional como dándole un toque de otras culturas.

(Pulsa sobre la foto para ver todas las recetas con cordero)

En cada una de estas recetas que hemos seleccionado te contamos todos los trucos y te damos todos los consejos necesarios para que te salgan siempre bien y no tengas dudas sobre si te quedará o no tierno o sobre cuáles son los mejores cortes para cada receta.

Y, como colofón, al final de la lista encontrarás una de nuestras recetas favoritas para reciclar las sobras del cordero, si es que sobra, claro.

Contenido patrocinado

Outbrain