Dzevoniia iStockPhoto

Aprende a cocinar

Cómo hacer yogur casero si no tienes una yogurtera

Saber cómo hacer yogur casero probablemente no te ayude a ahorrar dinero, pero sí a controlar al detalle los ingredientes que llevan tus yogures.

Noticias relacionadas

Seguramente un yogur sea lo que más se toma de postre entre semana. También es habitual en muchos desayunos y meriendas.

Y aunque en el mercado hay muchísimas opciones tanto en lo que se refiere a calidades como en lo que se refiere a precios, pero aún así, ¿por qué no hacerlos tú mismo en casa?

Antes se hacían en muchas casas, de hecho es posible que aún recuerdes alguna yogurtera que usaban tu madre o tu abuela cuando eras pequeño, pero cuando los yogures comerciales empezaron a ser mucho más accesibles la gente dejó de hacerlos en casa.

Cómo hacer yogur casero sin yogurtera

Si quieres recuperar la costumbre de hacer tus propios yogures en casa o si simplemente quieres experimentar no hace falta que vayas corriendo a comprarte una yogurtera, aunque si te pica el gusanillo y no tienes problemas de espacio en la cocina es más que probable que caigas en la tentación de hacerte con una, pues se trata de un electrodoméstico de precio muy contenido - la de Lidl cuando la ponen a la venta suele costar unos 15 euros-.

Pero a lo que íbamos, para hacer yogur casero lo único que necesitas es conseguir que tus yogures se mantengan a unos 45ºC durante unas horas para que se produzca la fermentación y eso es más fácil de conseguir de lo que piensas, puedes usar desde un termo en el que puedes hacer a la vez tanta cantidad de yogur como capacidad tenga el termo.

También puedes hacer yogures caseros con un robot de cocina tipo Thermomix, o aprovechando el calor residual de los radiadores de la calefacción en invierno, o dentro del horno aprovechando el calor residual de este.

Cómo hacer yogur casero usando un termo

Yogur casero

La receta básica para hacer yogur consiste en mezclar unos 900 ml de leche entera a unos 48-50ºC con unos 100 gramos de yogur natural a temperatura ambiente y mantener esa mezcla a unos 45ºC durante unas cuantas horas para que las bacterias que contiene el yogur que añadimos produzcan la fermentación de la leche. No debemos exceder esa temperatura, porque entonces se morirían las bacterias y no se formaría el yogur, y tampoco debemos estar muy por debajo, porque las bacterias apenas tendrían actividad.

A partir de ahí, los yogures se pueden enriquecer y aromatizar con lo que nos apetezca, podemos añadir nata o leche en polvo para que la textura sea más cremosa, azúcar o edulcorantes para que no resulten ácidos o ingredientes como vainilla o canela para dar nuevos sabores.

Por eso, si no tenemos yogurtera que controle las temperaturas de modo automático, lo que sí nos será muy útil es un termómetro. Así pues, si queremos hacer yogur casero con un termo, lo que haremos es calentar la leche sin dejar que hierva, controlar la temperatura y cuando esta haya descendido hasta el valor adecuado, añadir el yogur y poner la mezcla en el termo. Aquí te contamos paso a paso el procedimiento a seguir para hacer yogures caseros usando un termo.

Cómo hacer yogur casero con un robot de cocina

Yogur natural

También es muy fácil hacer yogures caseros utilizando el accesorio de cocción al vapor de cualquier robot de cocina tipo Monsieur Cuisine Plus, Connect o Thermomix. Es muy fácil, porque no pienses que vas a tener que estar con la máquina funcionando durante horas, solo la necesitas para ponerlos a la temperatura óptima y luego será cuestión de mantenerlos bien abrigados envueltos en trapos de cocina y, si es posible, dentro de una bolsa térmica de esas de los congelados, que de la misma forma que conservan el frío, también conservan el calor. Aquí te dejamos la receta completa para hacer yogures caseros con el Monsieur Cuisine.

Cómo hacer yogur griego casero

yogur-griego-00

Y para terminar, una vuelta de tuerca, si queremos hacer que nuestro yogur casero tenga la consistencia de un yogur griego, lo único que debemos hacer es poner un trapo de algodón limpio sobre un colador y sobre él nuestro yogur recién hecho durante al menos una hora para que escurra parte del suero. Como veis es muy sencillo.