Vivir en una gran ciudad como Madrid tiene grandes ventajas para los apasionados de la gastronomía. La capital satisface a todo tipo de paladares gracias a la enorme cantidad de restaurantes y tipos de comida con las que cuenta. Y la expansión del sector del delivery, que cada vez cuenta con más empresas dedicadas al reparto de comida a domicilio, ha ayudado a acercarnos ese mar de posibilidades.

Noticias relacionadas

La venta de comida a domicilio tiene cada vez más demanda gracias al uso de internet y de aplicaciones móviles que facilitan el proceso del pedido y el envío. Con tanta comodidad cada vez se nos hace más cuesta arriba encender los fogones y ponernos manos a la obra.

Esta situación está dando lugar a un nuevo modelo de negocio pensado exclusivamente para servir comida a domicilio, plantándole cara a los estándares clásicos de la restauración y creando “restaurantes” que no cuentan con ningún tipo de espacio dedicado al cliente sino que trabajan solo desde sus cocinas.

Cocinas pensadas para el reparto de comida a domicilio

La idea de Taster, una de estas nuevas cocinas sin restaurante o restaurantes sin sala,  surgía hace un año en Francia y tras su éxito se establece ahora en la capital madrileña. Únicamente contará con una cocina en el barrio de Las Letras desde la que surgirán sus platos y se distribuirán a lo largo y ancho de la ciudad. Todo gracias a las plataformas móviles de delivery.

MissionSaigai

Desde Glovo, Deliveroo y UberEATS ya puedes hacer tu pedido en Mission Saigon -comida vietnamita- , O Ke Kai  -comida hawaiana y comida saludable- o Out-Fry -comida callejera coreana- que son las tres propuestas gastronómicas que ofrece Taster, y tenerlo en la puerta de casa en escasos 20 minutos.

O Ke Kai

Taster es un negocio pensado en su totalidad para servir comida a domicilio, uniéndose así a las tendencias del delivery que imperan en España. Estas nuevas empresas deciden desechar por completo la idea más tradicional de restaurante. No podremos desplazarnos hasta Mission Saigon ni O Ke Kai ni Out-Fry para probar sus recetas, nuestro salón será el protagonista de la noche.

Taster Delivery

La nueva empresa saca partido de las herramientas digitales para emprender su andadura y popularizarse, del mismo modo que lo hizo en las ciudades francesas de París y Lille. Su funcionamiento nos recuerda a la reciente iniciativa de Deliveroo Editions, que ya funciona en Madrid. Establecimientos que optimizan recursos, sin salones y con cocinas que trabajan por y para los pedidos realizados a través de plataformas móviles.

Este renovado modelo prescinde de camareros, mobiliario de salón y en definitiva, eliminan el cara al público para enfocarse en la entrega. La cocina es el eje estrella y la estancia principal. Para muchos esto puede suponer eliminar la magia de ir a comer o cenar fuera, un encanto único e irreemplazable. Sin embargo, el horizonte tencnológico actual predispone el nacimiento de ideas como la de Deliveroo Editions o Taster. No deja de ser una forma de restauración, pero cambian las rutinas tradicionales sacándole ventaja a las plataformas de reparto a domicilio.

Restaurante

Por el momento la convivencia entre el modelo de restaurante clásico y el modelo delivery parece viable. Un mismo cliente puede estar interesado en ambas opciones porque ofrecen cosas muy distintas. Uno invita al ocio y a compartir un momento único. El otro a quitarnos de encima una tarea tan cotidiana como el cocinar con una molestia mínima o el poder sorprender a nuestros invitados con una cena de lujo en casa sin tener que pasarnos horas en la cocina.

Un sector en auge en España

Aunque no nos pille por sorpresa, ya es un hecho que la comida a domicilio goza de gran popularidad en nuestro país.  Los avances tecnológicos han permitido que recibamos nuestro banquete desde la comodidad de nuestro sillón favorito. La existencia de plataformas móviles como Glovo o Deliveroo y su creciente uso, permiten el surgimiento de negocios como el protagonista de nuestro artículo. Ya no se requiere de la logística con la que contaban los restaurantes tradicionales para tener un espacio en la hostelería. Simplemente haces el pedido y pagas una vez se haya completado el servicio.

Es una tendencia que podría obligar a todo negocio dedicado a la gastronomía a explotar su faceta digital. Hace unos años la comida a domicilio se asociaba casi por completo a las pizzas, concepto que queda ya caduco ante las inmensas posibilidades que ofrece actualmente este sector.

Apps y restaurante comparten ecosistema y beneficios

La ventaja que suponen las aplicaciones móviles de este sector de cara a los restaurantes, es que no se tienen que hacer cargo del pedido. Pero no solo eso, la responsabilidad si la comida llega fría, tarde o en malas condiciones recae en la plataforma que use el destinatario. Se convierten en intermediarios entre cliente y restaurante con todo lo que ello supone. Lo que no nos queda claro, y solo el tiempo lo dirá, es de si realmente el delivery beneficia a la restauración o es algo de lo que deberían defenderse.

Pero lo que sí es un hecho es que el fenómeno está obligando a reinventar el sector de la hostelería porque las tendencias de consumo cambian. No obstante, es importante recordar que la presencia del reparto de comida a domicilio no está igual de extendida en todos los territorios. La infraestructura con la que cuentan Madrid o Barcelona no es la misma que la de pueblos y ciudades de dimensiones más modestas.

Taster o Deliveroo Editions son solo ejemplos de las múltiples posibilidades que abarca el sector de la restauración.