¿Sabéis cuánto tiempo duran las especias? Sí, sí, esas que nos parece que no caducan nunca y que cuando se trata las que no utilizamos con demasiada frecuencia acaba en la estantería durante años.

Noticias relacionadas

Y nada más lejos de la realidad, lo que pasa es que nos engañan un poco porque cuando ya no valen, por lo general, tampoco huelen mal que suele ser el primer indicio que sirve de pista a nuestro cerebro para alertarnos de que eso que vamos a comer no está en buenas condiciones. Digo por lo general, porque si durante el tiempo de almacenamiento se han humedecido, sí tendrán cierto tufillo desagradable.

Cuánto tiempo duran las especias en buenas condiciones

Pues depende del tipo que sean se conservarán aptas para su uso más o menos tiempo, no duran lo mismo las especias que son hierbas secas que las que son semillas, así como tampoco se conservan igual de bien las especias molidas que las mismas especias en grano.

Especias que hay que renovar con más frecuencia.

Son aquellas que debemos renovar cada 3 ó 4 meses. En este grupo se incluyen todas las hierbas secas como el perejil, la albahaca, el tomillo, el romero, el orégano, el eneldo, las mezclas para sazonar que las contienen y algunas especias molidas como la cúrcuma, de la que ahora se está hablando mucho debido a algunos estudios que indican que podría tener efectos muy beneficiosos para la salud, ajo y cebolla en polvo, las pimientas molidas o el jengibre en polvo.

Cuánto tiempo duran las especias molidas

Debemos renovarlas un par de veces al año o, como mucho, cada 8 ó 9 meses. Aquí irían especias como el pimentón, la canela molida, la nuez moscada molida, la canela, la cayena en polvo.

Cuánto tiempo duran las especias en grano

Pueden durar hasta 2 años si se conservan en las condiciones adecuadas, como por ejemplo, la canela en rama, las semillas de cilantro, semillas de hinojo o de anís, alcaravea, granos de pimienta.

Especias que sí duran mucho tiempo

Aunque todas van perdiendo parte de su sabor y de sus aromas con el tiempo, sí hay algunas que pueden seguir en perfectas condiciones durante más de 2 años y se pueden seguir usando pasado mucho más tiempo. En este grupo irían la nuez moscada, el anís estrellado y  los clavos de olor.

Cómo saber si están aún en buenas condiciones

Como lo normal es que cuando vamos a hacer limpieza ni nos acordemos de cuándo llegaron a casa, os dejamos unas cuantas pistas para saber cuáles se pueden seguir usando y cuáles no.

En el caso de las hierbas secas:

  • si vemos que han perdido el color verde que tenían cuando llegaron a casa y ahora están de un color parduzco o amarillento, toca renovar. Hay veces que incluso con el frasco sin abrir y en la estantería del supermercado, las especias ya no están en sus mejores condiciones, por eso es aconsejable comprar especias con envases que nos dejen ver el contenido y, si ya vemos que el color no es el esperado, mejor optar por otra marca u otra tienda.
  • si al abrir el frasco y aspirar no queda rastro de su aroma, también toca renovar, pues no aportarán nada a los platos donde las empleemos. En cualquier caso, no debemos usarlas si desprenden olor a humedad, aunque el color y el aspecto sea bueno.

En el caso de las especias molidas:

  • salvo excepciones, suelen ser especias menos aromáticas, por lo que para saber si aún aportan sabor podemos coger una pequeña cantidad y frotarla entre los dedos. Si no desprenden ningún tipo de aroma, debemos deshecharlas. Esta prueba no debemos realizarla con pimientas, cayenas ni chiles, pues irritan la mucosa nasal y nos harían pasar un mal rato.

Especias de larga conservación:

  • se pueden machacar ligeramente unos granos o unas semillas o, en el caso de la nuez moscada, rallar un poco para comprobar si siguen aportando el aroma que se les supone, si no es así, debemos renovarlas.

Fuente | Lifehacker