No hay duda que disfrutar de un buen asado de carne o de una tarta casera es un placer al que pocos nos podemos resistir, pero a veces hay que pensar más allá y plantearse qué le estamos dando a nuestro organismo. Somos lo que comemos, y es por lo tanto muy importante controlar esto último, ya que en última instancia va a ser uno de los indicadores definitivos de nuestra salud.

Noticias relacionadas

Estos últimos meses han sido complicados, y seguramente lo habéis notado en Cocinillas ya que las publicaciones han sido algo inestables. Hace unas semanas me diagnosticaron un cáncer, concretamente un Linfoma de Hodgkin IIA. Mi estado de ánimo es buenísimo, estoy cargado de energías y no tengo ninguna duda de lo bien que va a salir todo (podéis leer más sobre mi caso aquí, que es donde he contado la historia).

Los médicos te dicen que hagas vida normal durante la quimioterapia, que comas normal, pero lo cierto es que en cualquier tratamiento para un cáncer nuestro cuerpo se está llevando una dosis de sustancias químicas peligrosas y dañinas para el cuerpo a la que no estamos acostumbrados. De hecho estamos matando parte de nuestro organismo, y tenemos que tomarlo con mucha seriedad para ayudarle en la medida de lo posible.

Yo por mi parte he decidido hacer esto mediante la alimentación, y voy a aprovechar para contaros mi experiencia a través de Cocinillas. En esta nueva sección de Dieta Anticáncer hablaremos de recetas, complementos nutricionales, trucos y de todo aquello que pueda ayudar a aquellos que queráis prevenir el cáncer, cuidar vuestro cuerpo y ayudar todo lo posible en un tratamiento.

Es importante entender que esto se trata de una decisión personal muy profunda, y muchas cosas no tendrán una base científica, aunque se intentará buscarlas siempre que sea posible. Pero lo importante es hacer lo que tu cuerpo de verdad pide y necesita, y ayudar a que este se sienta mejor.

Mis premisas son las siguientes:

  • Eliminar todos los químicos y procesados posibles. Suficiente tiene la quimioterapia como para meterle más caña todavía a nuestro cuerpo.
  • Los químicos no solo llegan a través de la alimentación. Yo por eso uso desodorante (el más importante), pasta de dientes, gel de ducha y champú naturales. Son más caros, pero te sentirás mejor y tu salud lo agradecerá.
  • Alcalinizar la dieta.
  • Eliminar el gluten.
  • No obsesionarse. Posiblemente este sea el punto más importante. Aunque hable de cosas como alcalinizar la dieta y eliminar el gluten, no creo que haya que volverse locos y basar nuestra alimentación en tablas y normas estrictas. Al fin y al cabo lo que importa es que nos sintamos bien y seamos felices, y a eso nos puede ayudar comer bien. Yo he notado que consumiendo alimentos que alcalinizan mi cuerpo y dejando de tomar gluten tengo más energía, soy más activo y mi estado de ánimo es mucho mejor, por lo que es como considero que debo cuidarme.

Próximamente aprenderemos muchas recetas que nos ayudarán a comer bien y cuidarnos, y lo más importante, van a estar riquísimas. No solo habrá cosas aburridas que parezcan sacadas de una dieta pensada para aterrorizar a los que buscan perder peso, si no que aprenderemos a hacer arroz sushi, panes con trigo sarraceno sin gluten e incorporaremos al día a día algunos de esos alimentos que usamos poco y son nutritivos y sanos.

Espero que todo esto y lo que está por venir os ayude a muchos, a mi desde luego contarlo y dejarlo escrito en un rincón de Internet sí.