Imagen del embalse de Bornos tomada desde el muro.

Imagen del embalse de Bornos tomada desde el muro. Foros.embalses.net

Medio ambiente Medio ambiente

Éste es el peor embalse para bañarse en España: el de Bornos, en Cádiz

En el pantano de la localidad gaditana hay tres focos de contaminación: cianobacterias, microbios de origen intestinal y basuras dejadas por los bañistas.

Noticias relacionadas

Contaminación fecal presente en sus aguas, un alto riesgo de concentración de cianobacterias y una concentración "significativa" de basura abandonada por los bañistas. Estas tres razones hacen que el embalse de Bornos, en la provincia de Cádiz, sea la peor zona de baño de este tipo de toda España.

El pantano tiene una superficie de 115 kilómetros cuadrados y un perímetro de 89 km que guarda en su interior hasta 215,4 hm3 de agua para el regadío, el baño y la práctica de deportes acuáticos. Fue inaugurado en 1961 y está hecho con un vertedero de planta recta de hormigón con un aliviadero frontal de compuertas.

Sus aguas, que provienen del río Guadalete, circulan por un paisaje de relieves alomados, entre los que hay fauna catalogada como de "especial interés" y su suelo está formado por arcilla, limos, arenas y conglomerados. La zona, que no está equipada con servicios de socorrismo, accesos adaptados o baños, acoge cada fin de semana a cerca de 50 bañistas de la zona y a multitud de pescadores.

Durante el año pasado se realizaron obras en las cercanías para instalar una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). Actualmente, dos trabajadores del Ayuntamiento del municipio de Bornos defienden que gracias a esta infraestructura, que comenzó a funcionar en enero de 2017, se ha mejorado la calidad de las aguas. Sin embargo, los datos dicen otra cosa.

Los últimos niveles de bacterias Escerichia coli y Enterococo, dos microbios de origen intestinal que utiliza la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) para medir la calidad del agua en una zona de baño, son de los más altos de toda España.

Durante las últimas nueve tomas realizadas en el embalse, algunas superan por mucho los valores seguros para darse un baño. Si los valores óptimos para el baño se encontraban en datos por debajo de 200 unidades formadoras de colonias (UFC) cada 100 mililitros, en julio del año 2016 se detectó una concentración de E. coli de 900 UFC/100ml.

Además, la media entre las últimas nueve tomas es de 194 UFC/100ml, la más alta de toda España entre los embalses con su misma calificación. Esto provoca que en la última nota dada por la AEMA sea de 'suficiente', la segunda peor posible. Cuando la concentración demasiado elevada de estas bacterias se produce, existe riesgo para los bañistas de padecer infecciones en la piel, respiratorias o problemas gástricos.

Aunque es la más preocupante, la contaminación por aguas fecales no es la única presente en el pantano. Según reza su perfil del agua, disponible en la web del Ministerio de Sanidad y Política Social, en la zona hay una "elevada concentración de clorofila en la que las cianobacterias dominaron la comunidad en al menos una ocasión, además aparecieran taxones de cianobacterias potencialmente tóxicos y se encontraran cianotoxinas. Por estas razones este punto debe ser considerado como una zona de baño con elevada propensión al afloramiento de cianobacterias."

Esto produce una coloración verde en la superficie del embalse, propia de las aguas estancadas, y hace menos apetecible y salubre el baño en la zona. Este problema viene de lejos, ya que en el año 2010 era visible. En junio de ese mismo año la Unidad Militar de Emergencia (UME) realizaba unas maniobras en Bornos, de las que un blog se hacía eco. En esa entrada del blog, un conocedor de la zona afirmaba "espero que se den una buena ducha, no hay depuradora de aguas residuales en el pueblo, eso si es una emergencia".

Por otra parte, el tercer nivel de contaminación presente en el embalse está fuera del agua. Según el mismo perfil, hay una presión "significativa" de contaminantes esparcidos por los bañistas. En concreto, en el documento hacen referencia a desechos, basuras inorgánicas baterías o pilas.

"Calidad mejorada" según miembros del consistorio

El ESPAÑOL ha podido hablar con Francisco Sánchez, dueño de un centro de actividades deportivas que se encuentra en la orilla del embalse, Silvia Marchán, de la oficina de turismo de la localidad y Álvaro, un delineante que trabaja como técnico en el Ayuntamiento.

Los tres defienden que tras la puesta en funcionamiento de la depuradora, a inicios de este año, la calidad del agua ha mejorado. Sin embargo, no hay datos que acrediten esta supuesta mejoría.

Por su parte, Sánchez sí reconoce que a veces se acumula suciedad que se puede apreciar a simple vista, sobre todo cuando por las lluvias los ríos "a veces se desbordan". Este es uno de los principales motivos por los que aparecen restos de aguas fecales en zonas de baño, junto con los vertidos directos descontrolados.

Un paraíso del deporte dañado

En la zona del pantano se practica actualmente el vuelo con paramotor y también son comunes las rutas en kayak. Francisco Sánchez afirma que utilizan la zona de arena del pantano como pista de despegue y el agua como zona de seguridad. El lugar es tan propicio para la práctica de este deporte, que en el 2016 se celebró en junio el campeonato de Europa de la modalidad.

Además, en el interior del embalse hay una zona llamada Cola del Embalse de Bornos que está reconocida como espacio protegido. En esta zona se pueden avistar patos cucharas, garcetas comunes, nutrias europeas y aguilas pescadoras.