Un hombre cruza la avenida Paseo de la Castellana este lunes 16 de marzo de 2020.

Un hombre cruza la avenida Paseo de la Castellana este lunes 16 de marzo de 2020. Reuters

Salud pública

Confianza y unidad ante la pandemia del nuevo coronavirus

"Enfrentamos un reto de enormes dimensiones y complejidad cuyo abordaje requiere medidas difíciles de asumir y la implicación de toda la sociedad".

18 marzo, 2020 19:47

Estimado conciudadano, estimada conciudadana. Soy pediatra y trabajo en un centro de salud de Madrid. Entiendo que la percepción del riesgo y de la dimensión del reto que afrontamos en el contexto actual de emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 sea muy diferente entre unas personas y otras. La mía propia ha variado mucho en pocas semanas.

Situémonos. En línea con lo que ocurre en otras naciones, vivimos el mayor reto que hemos afrontado en el tiempo de nuestra democracia. Este reto está produciendo y va a producir en creciente medida durante las próximas semanas y meses un importante impacto en nuestra sociedad y en particular en nuestro sistema sanitario. El impacto va a ser global pero distinto en diferentes regiones, siendo a día de hoy la Comunidad de Madrid y en particular la capital la zona más afectada. Otras zonas muy afectadas se encuentran en estos momentos en País Vasco, Aragón y Cataluña.

En un artículo que acaba de publicar la revista médica británica The Lancet, dos médicos italianos estiman la previsión de la evolución de esta infección en la región italiana de Lombardía y en el conjunto de Italia, país que antecede la situación que vivimos en España entre una y dos semanas. Los autores consideran que el mayor acúmulo de enfermos por la enfermedad COVID-19 se producirá en Italia en unas cuatro semanas contando a partir del 11 de marzo. 

En ese momento los autores estiman que en Lombardía (epicentro de la epidemia en Italia) y en el país en su conjunto pudieran necesitarse 4.000 camas de cuidados intensivos para estos enfermos, considerando que en toda Italia hay 5.200 y que siguen produciéndose las patologías habituales. Tengamos en cuenta que, a día de hoy, en Italia ya hay unas 1.000 personas en cuidados intensivos por COVID-19 y en esta entrevista una enfermera local lo describe como "territorio de guerra".

Es decir, que van y vamos a contrarreloj para prepararnos ante un posible escenario equivalente. Esto no es una profecía, es una estimación y puede acabar siendo imprecisa. Pero es un escenario factible que distorsionará de forma grave toda la asistencia sanitaria y la vida en general en un contexto en que los sanitarios no tenemos suficientes guantes o mascarillas para protegernos. 

El problema, como se ha explicado durante los últimos días, no es que el sistema sanitario no pueda atender ese número de infecciones ni de esa gravedad, sino que resulta muy difícil atenderlas todas si ocurren casi al tiempo. Aunque la mayoría de casos sean leves, si uno de cada diez necesita ventilación mecánica y todos se juntan, el sistema no da abasto. De ahí que sea prioritario amortiguar el número de nuevos casos para espaciarlos lo máximo posible hasta que la epidemia decaiga (#FrenarLaCurva, #BajarLaCurva). De ahí que sea prioritario que te quedes en casa (#YoMeQuedoEnCasa).

Puede que haya gente, en especial en las zonas con menos casos de COVID-19, que no sea aún consciente de la vital trascendencia que tiene quedarse en casa. Pero la disciplina ciudadana rigurosa es junto con la higiene y el distanciamiento social la clave para disminuir la transmisión de una infección que en muchos casos no produce síntomas o los produce leves. Podemos tener el virus sin saberlo y pasárselo a quien más queremos. Por favor, quédate en casa salvo que sea imprescindible salir. Por favor, sigue a rajatabla las restricciones y las recomendaciones de higiene.

Por otro lado, si no tienes síntomas no vayas a comprar comida con mascarilla porque no evita el contagio en ese contexto y porque los enfermos y sus cuidadores, así como los profesionales sanitarios y otros colectivos involucrados en la respuesta a la epidemia, que sí las necesitamos, nos quedamos sin ellas.

Si tienes síntoma leves, como ocurre en la mayoría de casos, quédate en casa siguiendo las recomendaciones de este enlace y extrema la higiene para evitar transmitir la posible infección por coronavirus a las personas de tu entorno. Además de los teléfonos autonómicos habilitados para consultar sobre el coronavirus, recuerda que siempre puedes contactar por teléfono con tu centro de salud y hablar con tus profesionales de referencia, médicos o enfermeras, para aclarar dudas, informarnos de un eventual empeoramiento, o de cualquier problema de salud que tengas. 

En los centros de salud de Madrid estamos resolviendo muchas consultas de esta forma durante estos días, lo que evita que las personas salgan de casa. Es una prioridad absoluta no contribuir a colapsar los servicios hospitalarios, que están encargándose de atender a las personas más graves.

Desde la humildad, seamos conscientes de que todos, gobiernos, autoridades sanitarias, profesionales y la población en general, todos estamos aprendiendo con esta experiencia. Esto lo vamos a superar juntos y lo que aprendamos será muy útil de cara a epidemias posteriores que pudieran ser más agresivas, o incluso a lo que hacemos cada año con la gripe común, que también mata a muchas personas vulnerables.

Enfrentamos un reto de enormes dimensiones y complejidad cuyo abordaje requiere medidas difíciles de asumir y la implicación profunda y determinada de toda la sociedad. Es un momento de unidad sin cortapisas. Evitemos el reproche y la crítica. Cuando hayamos superado esta crisis y tengamos perspectiva veremos qué se pudo haber hecho mejor, pero ahora es fundamental resolver esto unidos. 

Ganemos humanidad, solidaridad con los más vulnerables y habilidades para sobrellevar de forma racional la incertidumbre. Paradójicamente y pese a los posibles errores cometidos, esta experiencia también nos debiera ayudar a confiar más en las autoridades sanitarias y en las y los profesionales, que buscamos en todo momento lo mejor para la población.

Gracias a todas las personas que colaboráis para frenar esta epidemia, gracias a ti por quedarte en casa y gracias a las empleadas del supermercado, los taxistas, las cuidadoras, los periodistas y otros colectivos que hacen que la vida sea menos anormal.

Las próximas semanas y meses van a ser muy difíciles, pero unidos podemos salvar muchas vidas. Y aunque nuestra respuesta sea mejorable, ten siempre presente que nuestra sanidad pública convierte a España en uno de los mejores lugares del mundo para conseguir que una situación así se resuelva con el menor número de daños irreparables posible. Cuídate, cuidémonos con confianza y unidad.

**Aser García Rada es pediatra Atención Primaria de Madrid. 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
El tiempo: pronóstico para el jueves 19 de marzo

El tiempo: pronóstico para el jueves 19 de marzo

Anterior
Atasco en Madrid.

Contaminación y coronavirus, una mezcla letal: así empeora el aire sucio la enfermedad

Siguiente