LA LUCHA POR EL LIDERAZGO DEL PSOE

El misterio de las casi 100.000 firmas que reclamaban un congreso del PSOE

Se recogieron para exigir su convocatoria, pero nunca se presentaron. ¿Dónde están esas firmas? ¿Cuántas son en realidad?

El alcalde de Jun, José Antonio Rodriguez, promotor de la recogida de firmas.

El alcalde de Jun, José Antonio Rodriguez, promotor de la recogida de firmas.

  1. PSOE
  2. Pedro Sánchez
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. Protección de datos
  5. Xirivella

La fuerza de la militancia. Ese es el motor de la campaña que este sábado inició Pedro Sánchez en Xirivella (Valencia) en su primer discurso público desde su renuncia a su acta de diputado, el mismo día que el Congreso de los Diputados otorgó por segunda vez la confianza a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. 

Antes de que Sánchez abandonase la primera línea para "recuperar el PSOE" en la calle, según anunció, un grupo de militantes organizados por internet había comenzado ya a moverse con el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez, como principal cabeza visible.

El objetivo era claro. Pedro Sánchez quería convocar un congreso exprés organizado en tres semanas para disipar las dudas sobre su autoridad y ser avalado para formar un Gobierno alternativo al de Rajoy. Una mayoría del Comité Federal, el máximo órgano entre congresos, se opuso y Sánchez dimitió al ser desautorizado. Entonces, Rodríguez, con una gran visibilidad en redes sociales, comenzó junto a otros militantes a recoger firmas para tratar de forzar la celebración de un congreso del PSOE cuanto antes. La meta era elegir un nuevo líder y una Ejecutiva para acabar con una situación interina y sin legitimidad de la militancia que va camino de prolongarse, según han venido denunciando. 

El artículo 34 de los estatutos del PSOE contempla la celebración de un congreso extraordinario "cuando lo pidan la mitad más uno de los militantes", pero indica también que los convocantes del congreso deberán determinar "la fecha y lugar de su reunión, así como los puntos del Orden del Día". 

La campaña se intensificó entre el 1 y el 23 de octubre, fechas de la dimisión de Sánchez y un nuevo Comité Federal donde el PSOE decidió abstenerse para desbloquear casi 10 meses de parálisis política. Según llegó a asegurar en una entrevista el alcalde de Jun, había hasta 93.720 firmas de militantes en favor del congreso. Y aún faltaban algunas por contabilizar. Aunque no hay datos públicos actualizados, se calcula que en el PSOE militan algo menos de 190.000 personas, por lo que la campaña estaba cerca de alcanzar su objetivo. 

¿Dónde están las firmas?

Sin embargo, desde el 23 de octubre, las entrevistas del alcalde de Jun fueron cada vez menos numerosas. Los promotores dejaron de dar cifras y anunciaron un comité de verificación para asegurarse de que las firmas correspondían a militantes, ya que sólo los afiliados (y no simpatizantes o ciudadanos sin vinculación) pueden convocar el congreso. 

Un mes después, las firmas no han sido presentadas y se desconoce su número exacto. En la Gestora se preguntan por qué no han sido presentadas, "ya que tanta prisa había. Aquí es donde tienen que llegar para cotejarlas con el censo y proceder a la convocatoria del congreso", explican fuentes de la Gestora. 

En conversación con EL ESPAÑOL, el alcalde de Jun explica que el grueso de las firmas se encuentran almacenadas en la agrupación socialista de Alcorcón (Madrid), "un sitio céntrico, con militantes que apoyan la causa y que es conveniente por logística".

Según Rodríguez, ahora se está llevando a cabo "un proceso de criba", porque "muchas" de esas casi 100.000 firmas recogidas "eran de simpatizantes", explica. Según sus cálculos, "se habrán caído unas 15 o 20.000" en el proceso laborioso de investigar si los que firmaron tienen carné del PSOE y están al corriente del pago de las cuotas. 

"Las firmas llegaban de toda España y cuando te entregan cajas con tochos de folios es imposible verificar que todas ellas son de militantes", explica. Según cálculos de los escépticos con la iniciativa, de las más de 93.000 firmas que decían tener, no hay ni un tercio. 

Los fallos del proceso

El proceso ha tenido muchos fallos. Alguno lo reconoce el propio alcalde de Jun. El más importante fue reclamar firmas para un congreso al que no se le ponía fecha. "Eso fue un error, porque la Gestora bien podría pensar que urgente es en julio y nosotros creemos que debería hacerse en enero como muy tarde", explica. 

El alcalde de Jun también protagonizó un insólito amago de presentar las firmas y denunció que Ferraz no quería atenderlo, algo que fue negado por los responsables de la Gestora, que llegaron a hacer públicos mensajes de whatsapp para desacreditar a quien consideran un militante "oportunista" y "con ganas de buscar notoriedad", según fuentes del equipo de Javier Fernández. 

Algunos dirigentes socialistas dudan de que la recogida de firmas se haya hecho conforme a la Ley de Protección de Datos por las garantías que requiere en cuanto al tratamiento y almacenamiento de datos personales. 

Según explican fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos sin entrar a los pormenores del caso, el artículo 81.3 de la ley indica que esos datos gozan de un nivel de protección alto por entrar dentro de los referentes a "ideología, afiliación sindical, religión, creencias, origen racial, salud o vida sexual".

Datos sensibles

Los firmantes debían incluir su nombre completo, DNI, agrupación, federación y firma. Los promotores aseguraron tener firmas de destacados dirigentes y algún referente del partido, como Josep Borrell, hizo público su apoyo a la iniciativa. Sin embargo, en distintos sectores del PSOE dudan de que el almacenamiento y trato de esos datos se ajuste a los requerimientos legales. 

Por su parte, el alcalde de Jun asegura que las firmas sólo se presentarán "un minuto después de que estén todas las que necesitamos. No queremos dar pistas a la Gestora para que haga una lista de militantes que han firmado", explica en conversación con este diario. 

Rodríguez, que arropó en Xirivella a Sánchez este sábado, no quiere comprometer una fecha y asegura que, una vez decretada la abstención "no hay tanta prisa. Lo que hay es que hacerlo bien", explica. Por ese motivo, con la ayuda de militantes críticos con la Gestora y con Susana Díaz (al que él mismo se enfrentó en unas primarias por el liderazgo en Andalucía en 2013), el alcalde de Jun y otros dirigentes están constituyendo plataformas en diversos puntos de España para reclamar que se organice ya el congreso del PSOE. Según él, ya hay constituidas unas 27 o 28 plataformas de este tipo en toda España. Todas ellas comparten el objetivo de Sánchez de que la Gestora deje de dirigir el partido y los militantes hablen, algo que quiere evitar Díaz, según ellos.