Rodrigo Lanza, a la izquierda, y Arturo Pérez-Reverte, a la derecha.

Rodrigo Lanza, a la izquierda, y Arturo Pérez-Reverte, a la derecha.

La Jungla Twitter

La indignación de Pérez-Reverte por la condena a Lanza: "Llevar tirantes con bandera española atenúa"

En La Jungla. El escritor ha tenido una mañana movidita contestándole a decenas de seguidores y al final ha decidido cortar por lo sano.

Noticias relacionadas

Hacía un par de semanas que no teníamos noticias de él por La Jungla y empezábamos a inquietarnos, pero el escritor ha vuelto a firmar este miércoles uno de sus legendarios cabreos que las redes sociales se encargan de difundir a lo grande. Arturo Pérez-Reverte vive permanentemente en los límites del hartazgo y, a veces, los tuiteros consiguen que los sobrepase con creces.

En esta ocasión, además, no ha sido ni uno ni dos, sino bastantes más los que han ido a corregir al escritor para colgarse la medallita sin saber muy bien a qué se exponían. Pero empecemos por el principio para entender esta nueva reverterada. El escritor compartió un artículo de El País hablando de la condena de Rodrigo Lanza por el conocido mediáticamente como "crimen de los tirantes".

Aprovechando, Reverte relató que dos encapuchados quisieron entrar en su casa a robar hacía unos días: "Si les llego a dar un escopetazo de postas, me habría comido más cárcel que Rodrigo Lanza. Ruego a los próximos asaltantes que lleven tirantes con bandera española, que atenúa mucho", ironizó sobre la sentencia condenatoria:

Algún seguidor, con la mejor de las voluntades, le preguntó que en qué había quedado todo el tema de los encapuchados...

...pero otros se le echaron a la yugular:

Y Reverte, paciente como si fuera otra persona la que ocupase su red social, se dedicó a colgar de nuevo en enlace a la noticia a todas aquellas personas que se lo rebatían hasta en nueve ocasiones. Nueve. Total, que llegó un punto en el que al escritor se le atragantó tanto buenismo y decidió cortar por lo sano tirando de hemeroteca:

Además, solamente unos minutos más tarde, decidió rematar la faena sin dejar siquiera lugar a la réplica:

Su estocada, como siempre, muy aplaudida por los suyos:

[Más información: La dura crítica de Pérez-Reverte al "triste espectáculo" de la política española]