Los bulos han sido difundidos por diversas cuentas de Vox en su cuenta de Twitter.

Los bulos han sido difundidos por diversas cuentas de Vox en su cuenta de Twitter.

Reportajes

Los bulos del pin parental propagados por Vox: ni violaciones a hombres ni juguetes sexuales en clase

Esta medida es clave para la aprobación de los presupuestos donde el partido de Santiago Abascal gobierna con el Partido Popular y Ciudadanos. 

Noticias relacionadas

El pin parental lleva días en boca de todos. Esta medida, que exige Vox en todas las zonas de nuestro país donde sustenta gobiernos con el Partido Popular y Ciudadanos, ha generado gran controversia y ha abierto un debate social. Partidos políticos como PSOE y Unidas Podemos se han mostrado totalmente contrarios a la implantación de esta iniciativa. Pero donde el debate ha llegado a su punto más álgido ha sido a través de las redes sociales, donde los principales representantes han expresado sus consignas a favor o en contra.

Para ello, algunos de las representantes del partido de Santiago Abascal han difundido vídeos y fotografías de los cursos que, supuestamente, se imparten en las aulas de nuestro país. Sin embargo, dos de los más virales no se han producido en España ni pertenecen a ninguna actividad extraescolar. Entre ellos, han retuiteado unas imágenes en las que se observa cómo una niña toca a un hombre desnudo que se encuentra en el suelo. El vídeo va acompañado de un mensaje: "¿Por qué es necesario el pin parental que Vox propone? Para que los padres puedan negarse a que sus hijos les enseñen este tipo de burradas". Pero lo cierto es que la secuencia de imágenes fueron grabadas en 2017 en Brasil y pertenecen a una performance artística. 

En Brasil y Ontario

Fue Adrián Belaza, candidato a la alcaldía de Logroño por Vox en las pasadas elecciones, quien compartió el vídeo a través de su cuenta de Twitter. Además, el perfil oficial de Vox en esta misma red social también se hizo eco de la noticia. En menos de 48 horas logró superar los 1.200 retuits. Pero lo cierto es que las imágenes pertenecen a un fragmento del espectáculo La Bête, del artista brasileño Wagner Schwartz. Tal y como ha comentado el autor en varias ocasiones, durante la performance, Schwartz permite que los espectadores manipulen su cuerpo. Hace dos años, cuando representaba la función en el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, uno de los espectadores grabó ese vídeo. A partir de ese momento, el artista sufrió grandes críticas a través de las redes sociales, así como decenas de amenazas de muerte. 

Pero el vídeo de Schwartz no es el único que se ha mostrado en las redes sociales para defender el pin parental. En menos de cuatro días, unas imágenes de una mujer en un aula manipulando un juguete sexual se han convertido en viral. En las mismas, se observa cómo la joven toma el juguete en diferentes posturas. El tuit estaba acompañado, también, de un mensaje: "Hay dos futuros, el de estas imágenes o el del pin parental". Maldito Bulo ya ha aclarado que estas imágenes tampoco fueron tomadas en nuestro país. Como las de Schwartz. Estas fueron realizadas en un aula universitaria de Ontario (Canadá), en un taller sobre salud sexual que fue organizado por una asociación LGTBI. Hace cinco años, una página web utilizó estas imágenes para un bulo similar, donde intentó hacer creer a los lectores que se trataba de una clase impartida a niños de entre 11 y 12 años

Y la polémica no acaba aquí. La página oficial de Twitter de Vox compartió una secuencia de imágenes, donde afirmaban que se trataba de una charla para menores. Pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un fragmento de un monólogo teatral sobre "una relación de noviazgo que se tornó violenta" y fue impartido en la Universidad Complutense de Madrid. Otra charla de la que se hicieron eco de la cuenta de la red social de Vox hacía referencia a un charla de sexología impartida en las escuelas de La Rioja a alumnos menores de seis años. Falso, también. Era una conferencia para padres y no para niños, tal y como afirma la asociación que afirma haber grabado el audio. 

¿Qué es el pin parental?

El pin parental no es una novedad para los afiliados a Vox. La medida viene recogida en su programa electoral y lo define como "una solicitud dirigida a los directores de los centros educativos en los que estudian nuestros hijos". Es decir, los padres podrán solicitar al colegio que se les informe previamente, "a través de una autorización expresa sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad". Vox hace una clara referencia a aquellas que puedan "resultar intrusivas para la conciencia y la intimidad" de los menores. 

El pin parental se ha convertido en una iniciativa a cumplir en varias regiones para aprobar los presupuestos.

El pin parental se ha convertido en una iniciativa a cumplir en varias regiones para aprobar los presupuestos.

Pero, ¿por qué si la medida viene recogida en el programa electoral ha surgido ahora la polémica? Ahora, se ha convertido en uno de los requisitos del partido de Santiago Abascal para dar su apoyo a los presupuestos en regiones como Murcia, Madrid y Andalucía. Para Vox, será necesario en los centros para actividades de carácter afectivo-sexual, diversidad sexual y modelos de familia. El Gobierno, dirigido por el PSOE y Unidas Podemos, ha advertido que responderá con "contundencia" ante cualquier actuación "que vulnere los derechos de los menores". Además, han anunciado que recurrirá por la vía administrativa o judicial.