Dos de los miembos de 'la Manada' abusando en el interior de un coche de la joven con la que habla en exclusiva EL ESPAÑOL. Se trata de Jesús Escudero, con barba castaña y chaqueta marrón, y del militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, quien la abraza del cuello y viste camisa azul.

Dos de los miembos de 'la Manada' abusando en el interior de un coche de la joven con la que habla en exclusiva EL ESPAÑOL. Se trata de Jesús Escudero, con barba castaña y chaqueta marrón, y del militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, quien la abraza del cuello y viste camisa azul. E. E.

Reportajes

La chica de Pozoblanco, fortalecida por la sentencia: irá "hasta el final" contra 'La Manada'

Cuatro de los condenados tienen pendiente un juicio por abuso sexual a una joven en la localidad cordobesa. El fiscal pide 7 años de prisión para cada uno.   

Enrique Recio Andros Lozano

Cuatro de los cinco miembros de La Manada no han terminado su periplo por los juzgados. Tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a Jesús Escudero, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Ángel Boza y Alfonso Jesús Cabezuelo a 15 años de cárcel por un delito de violación continuada y ocho de libertad vigilada. Todos, menos Boza, tienen pendiente otro juicio, que se celebrará a finales de este año, por abusos sexuales a una joven de Pozoblanco (Córdoba)Unos hechos que se produjeron dos meses antes de que violaran a la joven de 18 años en Sanfermines de 2016.

Ahora, la víctima de La Manada en Pozoblanco aguarda que, en su caso, también se haga Justicia y los cuatro acusados sean condenados. Así lo manifestaba, en una entrevista exclusiva con EL ESPAÑOL, hace un año: "Voy a llegar hasta el final con el juicio. No quiero hundir a nadie, pero sí que se haga Justicia". 

Tres amigos de la Manada declaran por mofarse en un grupo de Whatsapp de un vídeo abusando de otra mujer

El juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba será el encargado de juzgar a los cuatro integrantes de La Manada por los hechos cometidos en la feria de Torrecampo en mayo de 2016 y por los que han sido acusados por el juzgado por el juzgado de Instrucción Número 1 de Pozoblanco de los delitos de abusos y contra la intimidad de una joven pozoalbense. La Fiscalía pide para cada uno de los cuatro acusados tres años de prisión por el primero, y otros cuatro por el segundo. Además, a uno de ellos le pide una multa de 4.300 euros por otro delito leve de maltrato

Esta joven sabía bien por lo que había pasado la chica a que agredieron sexualmente los cinco miembros de La Manada en Pamplona. Ella sufrió una situación de abusos continuados dos meses antes con cuatro de ellos. Fue el 1 de mayo de 2016. Dentro de un coche, con ella dormida, quizás drogada, la toquetearon, la besaron y se grabaron.    

La calificación de la Fiscalía indica que aprovechando la situación de la chica, los cuatro acusados "con ánimo libidinoso", comenzaron a realizarle diversos tocamientos de carácter sexual". Le tocaban el pecho "tanto por fuera como por dentro de la ropa". Además, el fiscal explica que uno de los acusados grabó lo ocurrido con su teléfono móvil. 

Como en la capital navarra, cuatro de los cinco condenados por violación grabaron un vídeo de camino a Pozoblanco tras pasar la noche en las fiestas locales de un pueblo vecino, Torrecampo. Fue dentro de un coche. 

"Si sales viva dicen que ibas drogada"

En el interior del vehículo aparecen el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, que es el que conduce, José Ángel Prenda y Jesús Escudero. De los que han sido condenados por la violación en Sanfermín, sólo falta Ángel Boza, que en esta ocasión no viaja hasta tierras cordobesas.

Fotograma del vídeo en el que José Ángel Prenda toca los pechos de la chica.

Fotograma del vídeo en el que José Ángel Prenda toca los pechos de la chica. E. E.

En el asiento trasero, sentada entre el militar Alfonso Cabezuelo -en la foto de portada, con camisa azul- y el peluquero Jesús Escudero -con barba castaña-, hay una joven de 21 años en estado de inconsciencia. Es la mujer que primero sufrió a 'la Manada'. Cabezuelo la tiene agarrada por detrás del cuello.

En el vídeo, que dura 46 segundos y se grabó con el móvil del agente de la Benemérita, se ve que los cuatro amigos se mofan, que todos tocan los pechos de la joven y que uno de ellos, el que la abraza, la besa sin que ella haga muestra alguna de acompañamiento.

Al final de las imágenes, el guardia civil, que estaba destinado en prácticas en Pozoblanco y es quien convoca a sus amigos, dice: "Esto es Pozoblanco y esto es la manada". Fue su forma de estampar la firma del grupo. El distintivo de los lobitos, como así se hacen llamar ellos mismos desde niños.

Esta primera víctima de La Manada rompía su silencio con EL ESPAÑOL dos años después de sufrir los abusos descritos, y en ese momento, se mostraba indignada con la sentencia de la Audiencia de Navarra, que condenó el pasado año, en segunda instancia, a los cinco integrantes a nueve años de prisión por un delito de abusos. 

"Si sales viva, dicen que ibas drogada o que tú te lo has buscado. O que tienes la culpa por ser simpática y que ellos han confundido las cosas. Parece como que si no hay violencia evidente, no existe violación".

El video de Pozoblanco tiene una duración de 46 segundos. Lo encontró la Policía de Pamplona tras detener a los cinco amigos sevillanos el 7 de julio de 2016. Al analizar sus teléfonos móviles, vieron que los ahora condenados por violar a la joven en Pamplona, habían distribuido dos meses antes unas imágenes en las que aparecía otra joven. Era la chica de Pozoblanco. 

El vestido que la joven llevaba aquel día quedó con rasgaduras. Al llegar a casa, confundida, le hizo fotos a la ropa.

El vestido que la joven llevaba aquel día quedó con rasgaduras. Al llegar a casa, confundida, le hizo fotos a la ropa.

Lo habían difundido por dos chats de Whatsapp llamados Peligro y Manada. Inmediatamente, los agentes se pusieron en contacto con la víctima, quien hasta ese momento no había denunciado los hechos porque sus recuerdos de aquella noche eran muy vagos. 

"Que sepa que no está sola"

La denunciante sospecha que sus presuntos abusadores la drogaron, pero es consciente de que le será casi imposible demostrarlo ante el juez porque, al no denunciar en su fecha, no se le practicó ninguna prueba que determinase la existencia de trazas de medicamentos o de estupefacientes en su organismo.

Después de recibir los vídeos en sus móviles, varios integrantes de los dos grupos de Whatsapp llegaron a preguntarles a los cuatro miembros de 'la Manada' si a la chica le habían suministrado “burundanga” o “cloroformo”. Incluso, uno se atrevió a decir: "Es otro caso Marta del Castillo, jajaja". "¡Qué habilidad! Conduciendo con una mano y con la otra cogiendo una teta atrás" soltó un tercero al ver los movimientos del guardia civil.

En diciembre de 2017, el fiscal jede de Córdoba, Juan Calvo-Rubio, señaló que sería complicado determinar el uso de la sustancia burundanga. Pese a todo, la chica de Pozoblanco se mostraba confiada. E incluso admitió a este periódico que denunció no sólo para tratar de demostrar que abusaron de ella, también para intentar ayudar a la víctima de San Fermín, y  hacer ver a la sociedad que no era la primera vez que La Manada actuaba. "Me encantaría que ella esté bien y que sepa que no está sola. Yo siempre quise ayudarla, aunque fuera indirectamente".

Ahora que, finalmente, ha habido justicia con la joven de Pamplona, espera que dentro de 5 meses, cuando se celebre su juicio, también la haya para ella.