Cayetano, el segundo por la izquierda, fue asesinado el pasado mes de marzo. Foto: Cadena D.H.

Cayetano, el segundo por la izquierda, fue asesinado el pasado mes de marzo. Foto: Cadena D.H.

Reportajes

La tortura y asesinato de Cayetano, el sevillano que robó 'maría' a los narcos de las Tres Mil Viviendas

El joven de 34 años era muy conocido en Dos Hermanas: trabajaba en una residencia canina y tenía deudas por sus problemas de adicción. 

Cayetano Romero, de 34 años, era muy conocido en Dos Hermanas. Su cadáver, torturado, fue encontrado en su pueblo natal. Los asesinos -siete narcos de las Tres Mil Viviendas- se ensañaron con él hasta la muerte, ante la sospecha de que había robado una partida de marihuana. Cayetano, desde muy joven tuvo problemas con las drogas y su familia luchó, a capa y espada, para reconducir la vida del muchacho. La Policía Nacional ya ha detenido a las personas, relacionadas con este crimen. 

La vida de Cayetano no fue fácil. Desde muy joven comenzó a tontear con las drogas, una adicción que le acompañó durante toda su vida. Nació en Dos Hermanas, Sevilla, donde su padre tenía una empresa de construcción, que debió cerrar debido a la crisis económica que azotó nuestro país. Su familia, en un intento de salvar la vida de Cayetano, lo envió a Tenerife, para que se olvidara de sus adicciones. Pero nada más lejos de la realidad. Allí contrajo una gran cantidad de deudas. 

Trabajaba en una residencia canina 

Cuando volvió a Dos Hermanas, agobiado debido al dinero que debía, decidió vender su Mercedes al mejor postor. Cayetano quería alejarse de los problemas y pagar a aquellos con los que había contraído tal dimensión de deudas. Como publica el Diario de Sevilla, intentó rehacer su vida y encontró trabajo en la residencia de animales, que regentaban sus padres, Las Marías Chicas. Justo ahí fue donde se localizó su cadáver, a la salida de la N-IV. Su familia, aun muy afectada por el asesinato de su hijo, no ha querido hacer declaraciones a EL ESPAÑOL.

La residencia canina donde trabajaba Cayetano, en Dos Hermanas.

La residencia canina donde trabajaba Cayetano, en Dos Hermanas.

Sus asesinos le torturaron hasta la muerte. Querían saberlo todo. Le acusaban de ser el responsable del robo de una partida de marihuana, en la que supuestamente había ejercido como intermediario. En cambio, su compañero de trabajo corrió mejor suerte. Se salvó la vida porque pagó con las escrituras de una parcela. 

La Policía ha detenido a siete personas

La Policía Nacional de Sevilla ha detenido, durante la jornada del pasado martes 19 de junio, a siete personas, de entre 23 y 61 años. Están acusados de participar en el secuestro y posterior muerte de Cayetano. Como ha informado la Policía, los arrestados son miembros de un grupo dedicado a la venta de sustancias estupefacientes. Presuntamente le detuvieron contra su voluntad, le amordazaron y golpearon al joven hasta causarle la muerte. 

La Policía interviene la vivienda donde tenían droga los detenidos.

La Policía interviene la vivienda donde tenían droga los detenidos.

Los hechos se iniciaron el pasado mes de marzo, cuando la familia le perdió la pista a Cayetano. Ese día, los ahora detenidos trasladaron a la víctima, junto con su compañero de trabajo, a una vivienda del barrio de Las Tres Mil, donde los retuvieron contra su voluntad, ya que los acusaban del robo de una partida importante de marihuana en cuya venta habían actuado como intermediarios.

Cayetano y su compañero fueron maniatados, amordazados y golpeados, ocasionando lesiones de gravedad que acabaron con la vida del joven de Dos Hermanas. Si bien la otra víctima fue puesta en libertad tras entregar las escrituras de una parcela de su propiedad como compromiso de pago de la droga sustraído. 

Comunicado

Se ha remitido una comunicación por parte de Doña Josefa Infantes Sandoval Diseminado. 

1. Viajó a Tenerife hace muchos años pero no para ingresar en una clínica de desintoxicación, ni nada similar. Se trató de un viaje de ocio hace muchos años (unos 8/9 años). Y no acumuló deudas en tal lugar ni nada parecido. 

2.  El vehículo marca mercedes, que vendió hace dos años, fue parte de pago de la venta de una parcela que era propiedad de mi hijo y no fue vendido por supuestas deudas.