El repartidor nepalí ha sido atropellado en Barcelona.

El repartidor nepalí ha sido atropellado en Barcelona.

Reportajes

El repartidor ciclista muerto de Glovo es nepalí: cuatro meses en Barcelona a 4 euros la entrega

Falleció tras ser atropellado por un camión del servicio de limpieza. Sus compañeros ‘riders’ protestarán por las condiciones de trabajo. 

Noticias relacionadas

La noche, en Barcelona, era desapacible. Llovía, el asfalto estaba mojado… Y él, recién llegado a la ciudad, entre sueños de prosperidad, se dio de bruces con la mala suerte, con la fatalidad de un sábado noche. Iba de camino de entregar un pedido cuando fue atropellado por un camión del servicio de limpieza a las 23:15 horas, en el cruce entre la calle Balmes y la Gran Vía de Les Corts Catalanas. Cayó al suelo. Murió. “Ya lo veníamos avisando. Sabíamos que algo iba a ocurrir. No nos hacían caso… y, tristemente, ha sucedido lo peor”, lamenta Mario, de la Asociación de Riders Autónomos., en conversación con EL ESPAÑOL. 

El joven, de 22 años, nepalí de origen, había llegado hace tan solo cuatro meses a Barcelona. Buscó, nada más aterrizar, ganarse la vida, obtener ingresos de alguna manera. Y optó, posiblemente, por la opción más rápida y fácil, pero también por la más precaria. Se hizo rider –o, dicho de manera más castiza, repartidor en bicicleta– y empezó a trabajar haciendo pedidos (la mayoría de ellos, por menos de cuatro euros): pizzas, hamburguesas, comida asiática… De todo. Simplemente, buscaba no ser dependiente. Era su plan. 

Lo que no sabía es lo que lo esperaba. O quizás sí. Quién sabe. Él, todavía sin nombre –los riders de la ciudad esperan saberlo pronto para poder informar a la familia–, sólo quería ir haciéndose hueco en una nueva ciudad. Y, hasta este sábado, le había ido bien. Pero ese maldito camión de la limpieza se lo llevó por delante. De momento, sin que se sepan las causas, ni se puedan establecer culpables. ¿Hizo él algo mal? Se desconoce. 

Un rider de Glovo muere en Barcelona tras ser atropellado.

Un rider de Glovo muere en Barcelona tras ser atropellado. EFE

La única certeza es que, tras el accidente, la Guardia Urbana acudió para acordonar la zona y dejar que los servicios de emergencias, avisados por los testigos del accidente, intentaran salvarle la vida. Pero no pudieron hacer nada. Murió en el instante, el golpe se llevó todas sus aspiraciones –y su futuro– por delante. 

Los ‘riders’ denuncian precariedad  

La proliferación de compañías de reparto de comida a domicilio (Deliveroo, Glovo…) ha llevado a la creación de múltiples plataformas para la defensa de sus derechos. Los riders llevan tiempo denunciando sus condiciones laborales. “Son un colectivo olvidado (…) Muchos son autónomos. Y, aunque muchos quieran seguir siéndolo, reivindican un mínimo sus derechos. Quieren un salario mínimo por portes, que puedan parar en las zonas de carga y descarga sin estar expuestos a recibir multas, tener un distintivo para que las autoridades sepan que son de una empresa de reparto… Por eso, piden que haya una mesa de negociación en los ayuntamientos y poder negociar sus condiciones”, explica Nuria González, alcaldable por Actúa en Barcelona en conversación con EL ESPAÑOL. 

Pero no es lo único que piden. Sus reivindicaciones son las de un colectivo castigado por los horarios (trabajan 24 horas y siete días a la semana) y la ausencia de derechos como, por ejemplo, tener vacaciones. Además, obviamente, de la peligrosidad de su trabajo, lo que más les preocupa. “Para llegar a un salario decente, no tienen que fallar en sus entregas. Entonces, intentan hacer muchas, van rápido y se la juegan”, añade Nuria

La Policía Nacional se presenta en el lugar del accidente.

La Policía Nacional se presenta en el lugar del accidente. EFE

“Hemos tenido que llegar a que muera alguien para darle visibilidad a lo que está pasando”, se lamenta Mario, de la Asociación de Riders. “Necesitan hacer los pedidos y contratan muchos repartidores. Y, luego, lo tienen que hacer muy rápido para que el cliente no esté descontento. En Glovo, además, por ejemplo, no puedes rechazar pedidos. Tienes que hacer todos los que te llegan”, sigue explicando. 

El chico fallecido, “seguramente, iría rápido para intentar llevar su pedido”. Lo hacía en el día más concurrido y a una hora límite, entre las 23 y las 23:30 horas. “Puede ser que lo intentara llevar lo más pronto posible. Era nuevo, se topó con el camión de basura, había llovido… A saber qué paso”. Poco importan los hechos. El joven, a su 22 años, perdió la vida cuando hacía su trabajo. Por eso, desde los colectivos de riders se han manifestado frente a la sede de Glovo para pedir mejores condiciones laborales. 

Glovo lamenta la muerte de su 'rider'

La empresa de reparto, después del incidente del sábado, ha lamentado que el joven nepalí falleciera en un "accidente de tráfico" y ha reiterado que está colaborando "estrechamente" con las autoridades para determinar las causas del suceso. 

También han especificado que han contactado con la familia del pequeño para prestarles su apoyo y que, cuando se esclarezcan los hechos, iniciarán "los trámites para activar el seguro privado que cubre la actividad realizada por el repartidor en caso de accidente".  

Han pedido, además, "prudencia" hasta que las autoridades y la Unidad de Investigación y Prevención de la Accidentalidad (Uipa) de la Guardia Urbana esclarezcan los hechos. 

UGT pide regular el sector 

UGT, a su vez, ha instado al Gobierno y a los grupos parlamentarios a "regular adecuadamente" plataformas digitales como Deliveroo, Glovo, Stuart y Ubereats y las condiciones de trabajo de sus repartidores, tras la muerte anoche de un ciclista de reparto a domicilio (rider) atropellado en Barcelona.

Según el sindicato, este atropello, cuyas circunstancias está averiguando la Guardia Urbana, "muestra que el empleo precario y sin protección de las plataformas digitales mata".

En un comunicado, lamenta la muerte del repartidor, expresa su pésame a la familia, defiende que los trabajadores de estas plataformas sean considerados asalariados y denuncia la situación de los rider, que "hacen su trabajo, precario, sin protección y con graves consecuencias sobre su salud, como se ha demostrado lamentablemente en esta ocasión".

El sindicato resalta el alto grado de siniestralidad que se produce en este sector ya que, según afirma, los repartidores recorren entre 60 y 80 kilómetros diarios en bicicleta y cuando tienen un accidente "en la mayoría de los casos no son tratados como un accidente laboral, como correspondería, sino como enfermedad común".

UGT acusa a estas empresas de ofrecer trabajo "precario, abusivo, inseguro" y culpa de ello al "despropósito que la reforma laboral ha provocado en nuestro mercado de trabajo, que da pie a este tipo de trabajos desregulados, que vulneran la legalidad laboral vigente al considerar a sus empleados como autónomos cuando son asalariados".