El rey del mármol baila durante una de las muchas fiestas en su casa.

El rey del mármol baila durante una de las muchas fiestas en su casa.

Reportajes

El rey del mármol de Murcia, dos años escondido en su palacio: detenido por fraude

Llevaba dos años en paradero desconocido. Fue condenado en 2014 como autor de dos delitos contra la Hacienda Pública. 

Noticias relacionadas

Comenzó a forjar su fortuna siendo uno de los promotores del centro de menores de La Zarza y después se convirtió en empresario del mármol y en promotor urbanístico. Tal fue el tirón que experimentó su cuenta corriente que empezó a invertir en el deporte: fundó de la nada el Club Atlético Voleibol Murcia 2005 y estuvo al frente del Atlético Ciudad en el Grupo IV de la Segunda División B de la Liga Española. Su currículum profesional siguió engordando dando el salto a la política municipal como alcalde pedáneo del PP en Barinas, la pedanía de Abanilla en la que nació en 1968.

Este fue de forma resumida el meteórico ascenso a los cielos que experimentó la carrera empresarial de Evedasto Lifante, el 'rey del mármol', antes de convertirse el 24 de enero de 2017 en el prófugo más famoso de la Región de Murcia. Desde entonces, la cabeza de Evedasto ha permanecido en busca y captura tras haber sido condenado en firme por defraudar 1,8 millones del Impuesto de Sociedades a la Hacienda Pública, como administrador de la empresa Yacimientos del Mediterráneo. “Cada día que pasaba se iba engordando más la leyenda de dónde estaba Evedasto”, admiten a EL ESPAÑOL fuentes próximas a la investigación.

“Nos han llegado rumores de todo tipo: que estaba en un hotel en Madrid, que había huido al extranjero, que estaba en su casa….”, precisan las citadas fuentes. Durante los dos años, tres meses y 14 días que ha permanecido fugado el afamado empresario del mármol, el rumor que más se repetía entre los vecinos era que Evedasto estaba escondido en su 'complejo palaciego' del paraje de Los Corrales. “Ese comentario siempre ha existido entre los vecinos”, confirma la alcaldesa pedánea de Barinas, un núcleo de población que cuenta con unos 950 habitantes y que está situado en la parte alta del término municipal de Abanilla, al límite con la provincia de Alicante.

El complejo que desde el principio ha estado en la diana de los investigadores se levanta en el paraje de Los Corrales, a las afueras de la pedanía, cuenta con una valla perimetral con cámaras de videovigilancia, zona de aparcamiento, amplios jardines que rodean el complejo, piscina… incluso está compuesto de varios inmuebles, ya que en su momento llegó a albergar las concentraciones de las jugadoras del equipo de vóley que fundó el empresario y que compitió en la Superliga Femenina. “En ese ‘casoplón’ tenía como para pasar dos o tres años sin tener que salir a la calle”, corrobora la citada fuente próxima a la investigación.

El Rey del mármol brinda durante una de las muchas fiestas que se hacían en su casa.

El Rey del mármol brinda durante una de las muchas fiestas que se hacían en su casa.

Otro de los motivos por los que estaba bajo sospecha el ‘casoplón’ era la presencia de un rumano, que en su momento fue guardaespaldas de Evedasto Lifante y que ahora se dedicaba aparentemente a ejercer de chófer, llevando a la hija del otrora magnate de los áridos a un colegio de Molina de Segura.

Justo a unos metros del ‘complejo palaciego’, al otro lado de la avenida de España, se levanta la casa de uno de los hijos del empresario y en alguna ocasión la Guardia Civil lo detuvo para registrarle el coche: desde los asientos hasta el maletero. Los investigadores repitieron esta operación con varios familiares porque sospechaban que estaban haciendo de ‘caballo de Troya’, ayudando al empresario a entrar y salir de su propiedad y a llevarle ‘víveres’ para entretenerse. “Le llegamos a ofrecer a la familia una entrega amistosa, sin registros, pero ellos siempre defendían que Evedasto se entregaría voluntariamente”, explica la referida fuente a este diario.

Fletó un avión de su bolsillo para los vecinos

Entre los parroquianos no se pasaba de los rumores de que Evedasto Lifante estaba por la pedanía, ya que cada vez que la Benemérita o la Policía Judicial intentaba sacar un testimonio en firme sobre su paradero, los vecinos guardaban silencio porque este empresario se ganó a Barinas entre 2011 y 2013, cuando ejerció de alcalde pedáneo. “Este señor tuvo una cantera con una veta de mármol buena que le permitió hacer los mil negocios del siglo”, rememora la edil de los Independientes Unidos por el Municipio de Abanilla (IUMA), María Dolores Saurín. “Era una persona a la que la gente lo quiere muchísimo porque llegó a fletar un avión de su bolsillo para llevarse a los vecinos de Barinas a ver en Canarias un partido del Club Atlético Voleibol Murcia 2005”, admite la concejal que mantuvo una guerra personal con Evedasto porque trató de promover un convenio urbanístico en la Sierra de Barinas. “IUMA logró frenarlo”.

Sin embargo, ningún partido de la oposición en el Ayuntamiento de Abanilla pudo frenar el amor de los vecinos por el empresario que circulaba con un Maserati por la pedanía, que creó una firma de ropa deportiva con su nombre (Eve), que fue entrevistado por Andreu Buenafuente y que logró que el equipo de voleibol femenino que había fundado fuese campeón de Europa. “Era capaz de llevarse a la gente al huerto”, zanja la edil Saurín. Ni siquiera cayó en desgracia cuando se dio de baja del PP tras 20 años de militancia y dimitió como pedáneo al verse investigado por el doble crimen de la jugadora holandesa de voleibol Ingrid Visser y su pareja, Lodewijk Severein, que fueron descuartizados en la Casa Colorá de Molina de Segura.

La casa colorá, donde fueron descuartizados los holandeses.

La casa colorá, donde fueron descuartizados los holandeses.

Del asesinato salió libre de toda sospecha, pero en 2014 la justicia volvió a poner la lupa sobre su actividad empresarial al frente de Yacimientos del Mediterráneo. En concreto, por el impago a Hacienda de 700.007 euros en 2005 y 1.186.068 en 2006. El fraude se saldó en el Juzgado de lo Penal número 6 de Murcia con una sentencia condenatoria a Evedasto Lifante: penas de cárcel que sumaban cinco años y cinco meses, además del pago de una multa, por cada uno de los delitos, de 1.500.000 euros; y la obligación de indemnizar a la Hacienda Pública estatal, con la friolera de 1.886.076,15 euros.

Casi cinco millones de euros que intentó pagar mientras estaba en paradero desconocido tratando de vender una cantera de mármol situada cerca del paraje abanillero de La Zarza. Esta fue la versión que siempre sostuvo la familia de Evedasto Lifante para justificar que estuviese huido de la Justicia. Paralelamente a estas gestiones comerciales, Fidel Pérez Abad, el abogado del empresario, agotaba todos los recursos judiciales habidos y por haber. Pero ni la venta de la cantera ni los recursos judiciales prosperaron, de manera que el juzgado emitió el 24 de enero de 2017 una requisitoria nacional de búsqueda, detención e ingreso en prisión del empresario abanillero de los áridos.

Ingrid Visser y su pareja, Lodewijk Severin, en un cartel tras su desaparición.

Ingrid Visser y su pareja, Lodewijk Severin, en un cartel tras su desaparición.

Pasaban las semanas y los meses y Evedasto Lifante seguía sin aparecer y seguía creciendo el rumor de que estaba escondido en su casa. Había parroquianos que aseguran que por las noches salía a regar sus plantas y se le podría ver por los resquicios del vallado de su palacete, visible incluso desde el aire porque los vecinos de Barinas aseguran que pintó el tejado con los colores de la bandera de España. El 7 de noviembre de 2018 se emitió otra orden de detención: esta vez internacional.

Detenido en su ‘complejo palaciego’

El magistrado titular del Juzgado de lo Penal número 6 de Murcia, Antonio Alcázar, puso a prueba la rumorología este martes y acordó la entrada y registro del palacete de Los Corrales. “Unos agentes de Aduanas estaban fuera esperando a que el ‘machaca’ del empresario saliese con la hija de Lifante a llevarla al colegio y le han cortado el paso cruzando su vehículo camuflado”, según fuentes ligadas al caso. El Servicio de Vigilancia Aduanera, con apoyo de la Guardia Civil, se adentró este martes en el complejo y sorprendieron en su interior a Evedasto Lifante. El abogado del empresario, Fidel Pérez Abad, se personó en el inmueble para presenciar el registro en el que se incautó numerosa documentación.

El rey del mármol baila durante una de las muchas fiestas en su casa.

El rey del mármol baila durante una de las muchas fiestas en su casa.

“El registro ha ido orientado a ver qué propiedades de valor tiene para incautárselas para abonar la multa”, precisaban las mismas fuentes. El yerno del empresario, Dani, ha sido tajante con este diario y no ha querido aclarar si el padre de su mujer había estado fuera de España durante este tiempo, incluso si había habilitado un zulo en el complejo que tenía en Los Corrales para que la Benemérita no le encontrase hasta que prescribieran los hechos por los que había sido condenado: “No quiero hablar nada”. El letrado del magnate de los áridos y el mármol ha confirmado a EL ESPAÑOL que su cliente ha ingresado en prisión: “Está condenado por una sentencia firme y no hay posibilidad de presentar recurso alguno”. De manera que Evedasto Lifante tendrá que cumplir cinco años y cinco meses de prisión y hacer frente a la multa millonaria.

- ¿El haber estado huido de la Justicia durante más de dos años le puede agravar la pena a su cliente?

- No necesariamente, lo que le puede suponer es una mayor dificultad a la hora de poder acceder a disfrutar de beneficios penitenciarios y del tercer grado.

- Fidel, ¿su cliente ha estado escondido en su casa todo este tiempo como aseguran los vecinos de Barinas?

-No le puedo confirmar dónde estaba porque yo nunca lo he sabido.