Nave industrial abandonada donde violaron a la joven de 18 años en Sabadell.

Nave industrial abandonada donde violaron a la joven de 18 años en Sabadell. EFE

Reportajes

El escalofriante relato de la víctima de Sabadell: “No dejé de llorar mientras me violaban”

Acusa a tres de ellos de agredirla y violarla en la nave llamada 'La fábrica de los horrores'. 

“Me violaron tres de ellos, yo no dejaba de llorar”. La víctima de  La Manada de Sabadell se ha mostrado así de contundente. Ha alzado la voz para contar el calvario al que fue sometida. Por primera vez, ha hablado de cómo los jóvenes la abordaron en un bar, de cómo abusaron de ella y de cómo fue violada en la vieja sucursal bancaria denominada como ‘fábrica de los horrores’. Todo esto, presuntamente y según el testimonio de la joven. 

Con "entereza y claridad", la víctima, en su declaración judicial, contó cómo el agresor la besó y la tocó, y cómo la masturbó. También, que fue agredida y que, tras ser violada, pudo huir. 

En su testimonio, la joven reconoce que quedó con unos amigos en la Plaza del Gas de Terrasa entre las 22:30 horas y las 23:00. Que eran 20 personas y que, desde allí, se fueron a un bar, donde estuvieron hasta las 03:30 horas de la madrugada aproximadamente. Después, cambiaron y se fueron a otro local. En una mesa, vieron a un grupo de chicos magrebíes. Uno de ellos ya la había molestado en el otro bar. A ella y también a una amiga. 

En ese mismo bar, estuvieron tomando copas durante un buen rato. “Mis amigos se marcharon y me quedé sola hablando con una camarera y con un chico de la barra”, ha confesado la víctima. Salió con él del bar y, entonces, es cuando la asaltaron. “Era uno de los chicos magrebíes que había visto en la mesa del segundo local”, especifica. “Me besó a la fuerza y me tocó por todo el cuerpo, y mis partes íntimas por debajo de la ropa. Me llevó a un local, una nave abandonada donde había otros hombres”. Y, entonces, allí la agredieron y la violaron, según su versión. 

Los hombres discutieron, pero ella no entendía nada. Era otro idioma. “Estaba oscuro y no les pude ver las caras. Allí pasó todo. Me violaron tres de ellos. Yo no dejaba de llorar. Tenía mucho miedo. Temía que me pasara algo peor aún de lo que estaba ocurriendo, por eso me resistí. El tercero que me agredió fue quien me sacó de la nave. Me llevó caminando por la calle. Yo no dejaba de llorar. Vi un coche que salía de un garaje. Recuerdo que me solté de él, que me llevaba agarrada por el brazo y me metí allí”, finaliza, en su declaración. 

Mientras, el juez ha decretado prisión provisional para uno los ocho detenidos por esta violación múltiple. Los otros siete han quedado en libertad con cargos y tendrán que comparecer semanalmente en el juzgado y no podrán salir de España. Lo decretado va contra la petición de la Fiscalía, que había pedido ingreso en prisión preventiva de siete de los ocho detenidos.