Raquel, asesinada por David Pellicer.

Raquel, asesinada por David Pellicer.

Reportajes

Los siete días en los que David buscó 16 veces en internet cómo matar antes de asesinar a su mujer

David Pellicer Criado, en prisión desde el pasado 25 de junio en Las Delicias (Zaragoza) por haber matado a su mujer, Raquel, planeó el crimen. Antes de asesinar a su pareja visitó hasta 16 páginas webs sobre ahorcamiento y asfixia mecánica. Lo preparó todo, lo planeó todo y lo ejecutó, según publica el Heraldo, mediante este último método. Por el camino, dijo que “se le había ido la cabeza”. No fue así. El homicida lo tenía todo claro antes de quitarle la vida a su ‘chica’. 

Empezó a planearlo todo el mismo día que ella le dijo que quería dejar la relación. El 18 de junio, Raquel le anunció que no quería seguir, que aquello había llegado a su fin, que se había acabado. Desde entonces, David Pellicer Criado empezó a buscar en páginas webs cómo matar a una persona. Hizo hasta 16 búsquedas, según reflejan sus ‘investigaciones’ a través de Google. Finalmente, se decantó por la asfixia y, el día 25, acabó con la vida de quien había sido su pareja durante los últimos 17 años y con quien tenía una niña de 10. 

Sus búsquedas, según la investigación del Grupo de Homicidios de la Jefatura de Aragón, no fueron casuales. No eran algo aleatorio, simple curiosidad. No, tenían una intención clara: acumular conocimientos para después llevar a cabo el asesinato con la mayor precisión posible. Como un cirujano, David fue madurando en su cabeza la idea de matar a Raquel y, finalmente, lo hizo en la madrugada del 24 al 25 de junio. 

[Más información: El ictus mata mucho más en Sevilla y Huelva: la ambulancia llegó tarde para Pilar]

¿Por qué ese día? Porque fue el que Raquel decidió que abandonaba el piso. David no lo pudo soportar y acabó con ella ante la incapacidad de “arreglar la situación”, como reconoció ante la juez instructora del caso, Carmen Sánchez. De hecho, ese mismo jueves, antes de cometer el asesinato, habían estado cenando juntos. Intentó volver a “conquistarla”. No lo consiguió. Su pareja decidió dejarlo porque él era un celoso y la trataba, reconocía a sus amigas, “como una mierda”. Él la asfixió. 

El modus operandi lo tenía completamente ensayado. David Pellicer argumentó en su declaración que se acostaron juntos, que él no pudo soportar que se fuera a la mañana siguiente y que, cuando apagaron las luces, él la estranguló. Pero no habría sido así. Realmente, lo que habría hecho el homicida fue cogerla por la espalda, romperle las cervicales y, rodeada con el brazo, asfixiarla. La autopsia dilucidó que la muerte se produjo por una luxación cervical alta.  

Antes del crimen, David Pellicer se tomó tres cervezas, cocaína, orfidal y unos porros. Asesinó a su mujer. Estuvo en casa hasta las cinco de la mañana y se entregó a la Policía. Buscó "Comisarías abiertas cerca de mi destino 24 horas" y fue allí.