Ficha del programa Skola del Gobierno navarro.

Ficha del programa Skola del Gobierno navarro.

Reportajes

El Gobierno navarro pide que se anime a masturbarse a niños y niñas de 12 a 16 años

El programa de educación Skolae, impulsado por el Gobierno foral de Navarra (compuesto por Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Unida), germinó con el objetivo de coeducar en igualdad a los niños de entre 0 y 18 años. Algo, en principio, que a nadie le puede sonar del todo mal. Sin embargo, según se va conociendo el contenido que se impartirá la oposición crece. En última instancia, propone fomentar la masturbación y el autoerotismo entre los alumnos de 12 a 16 años y, después, comentarlo en clase. Hablar sobre las “partes del cuerpo que les posibilitan mayores placeres” y que dibujen y “marquen con un círculo lo que a ellos (o a otras personas) les gusta acariciar, masajear, hacer cosquillas...”. 

A estos mismos niños se les pedirá que hablen sobre los genitales, su tamaño, su capacidad placentera, la posibilidad de compartir la sexualidad, el orgasmo… Pero esa es tan solo una ficha de las muchas que incluye un programa escolar controvertido y contra el que la Confederación Católica de Padres (Concapa) ha anunciado ya la interposición de un recurso. 

El programa estipula que los niños de 0 a 6 años aprendan juegos eróticos como “reconocimiento de la sexualidad desde el nacimiento”; que entre 6 y 12 identifiquen “las diferentes voces que habitan dentro de (ellos)” y que reconozcan “si son chicos o chicas”; que entre 12 y 16 analicen “el placer erótico: diversidad de gustos y de placeres”; y que entre 16 y 18 estudien el machismo y el amor romántico además de las causas de la violencia de adolescentes. 

Esta asignatura está prevista que, durante los próximos tres cursos, se desarrolle en 150 centros educativos y que no exista posibilidad de rechazo ni objeción. Es decir, será obligatorio tanto en los centros educativos públicos, concertados y privados. 

Entre las fichas que incluye el programa también se pueden ver cuestionarios en los que se pregunta si es “verdadero o falso” que "las personas heterosexuales están reprimiendo su parte homosexual”, si “un hombre y una mujer heterosexuales nunca podrán ser simplemente amigos” o si “las lesbianas nunca tienen relaciones sexuales completas y duraderas”. O, por ejemplo, "¿Cómo nos lo montamos tú y yo?". 

Además, incluye un juego de la oca distinto adaptado a la diversidad familiar, representando en las casillas a familias heterosexuales, homosexuales, monoparentales y monmarentales. Incluso, los niños podrán caer en casillas donde se besan o se casan dos personas del mismo sexo. Son algunas de las fichas controvertidas que se incluirán en un programa igual de polémico.